Infidelidades y violencia; las trágicas vidas amorosas de las grandes divas de Hollwood

facebook

twitter

whatsapp

Email

Detrás de sus glamorosos matrimonios existieron relaciones tóxicas marcadas por violencia y alcoholismo

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

No cabe duda de que en el glamour de Hollywood y las alfombras rojas entre superestrellas, no todo lo que brilla es oro. Tras bambalinas, oscuras historias esconden la realidad de algunas de las más grandes divas de la actuación, mismas que fueron marcadas por la violencia, el abandono y el abuso de sustancias.

Así lo cuenta la periodista y escritora Cristina Morató en su libro “Diosas de Hollywood”, donde reveló el lado humano y más vulnerable de tres de las actrices más emblemáticas y exitosas de la época dorada del cine en Estados Unidos. En dicho texto, se recogen las verdaderas historias detrás de la fama, los excesos y las fortunas millonarias que estas grandes divas lograron tener durante sus años más gloriosos.

De acuerdo al relato de Morató, aquellos astros del siglo XX llegaron a interpretar una doble vida, mientras frente a los reflectores presumían una personalidad indomable, seductora y misteriosa, detrás de cámaras llegaron a ser personas tímidas, introvertidas e inlcuso sumidas en fuertes depresiones, como fue el caso de Rita Hayworth.

RITA HAYWORTH

La actriz famosa por papeles en cintas como “La Dama de Shanghái” y su entrañable personaje protagonizando “Gilda”, sufrió una vida de abusos desde muy corta edad. Desde muy pequeña vivió la pesadilla al haber sido abusada por su propio padre, y más tarde, en su juventud y primeros años como actriz, tuvo que lidiar con el acoso de un productor de alto rango en la industria de Hollywood.

En el ámbito amoroso, la entrañable Gilda jamás logró encontrar el amor verdadero en ninguna de sus parejas sentimentales ya que, como a otras divas de la época, sus esposos se casaban con ella asombrados por la idea de vivir con una estrella intocable de Hollywood, pero poco entregados a dar a amor a la verdadera persona detrás del glamour y la belleza física.

Rita se casó cinco veces, pero ninguno de sus matrimonios funcionó ni duró lo suficiente; se dice que la mayoría de los hombres que se acercaban a la intérprete buscaban sacar provecho de su fama y dinero. La guapa actriz vivió eternamente enamorada del genio y director Orson Welles, sin embargo, jamás fue respondida con amor, sino con maltratos e infidelidades. El final de esta gran diva culminó en una historia triste pues murió en 1987 enferma, olvidada y sin su fortuna.

AVA GARDNER

“Temperamental e indomable”; así se refiere la periodista Cristina Morató a la gran Ava Gardner y es que su tormentoso historial amoroso sin duda lo amerita. Fue considerada una de las mujeres más bellas del mundo, y estrella de cintas como “Mogambo” y “Las nieves del Kilimanjaro”, pero detrás de su éxito hubo una historia de violencia y abusos en su vida sentimental.

La actriz tuvo tres divorcios, pero ninguno de ellos fue tan tormentoso como su relación con el cantante Frank Sinatra, con quien protagonizó una relación sumamente tóxica, llena de constantes borracheras que terminaban siempre en violencia física y verbal. Se dice que estaban profundamente enamorados uno del otro, pero su incompatibilidad los llevó a serios problemas con el alcohol en una relación en la que hubo de todo: infidelidades por parte de ambos, dos abortos de Ava y dos intentos de suicidio del cantante.

Se dice que él solía chantajearla emocionalmente cada que se veía a punto de perderla, por lo que intentaba quitarse la vida. Su matrimonio duró tan solo cuatro años hasta finalmente pudieron separarse y terminar como amigos.

ELIZABETH TAYLOR

Aquella dinámica de amor y odio que tanto apasionó el matrimonio entre Gardner y Sinatra termina imitando a lo que vivió la misma Elizabeth Taylor con Richard Burton. La enigmática actriz de ojos violeta protagonizó en su juventud más de un romance intenso y pasional, sin embargo, ninguno la marcó tanto como el que vivió con Burton.

Ambos actores se conocieron en el rodaje de “Cleopatra” cuando ella tenía 29 años, tres hijos y tres divorcios. Richard era casado, tenía 36 años y era padre de dos hijas, sin embargo, el deseo entre ambos los llevó a vivir romance que escandalizó a los medios de comunicación.

Su relación estuvo llena de peleas que siempre terminaron en pasionales reconciliaciones y un sinfín de regalos para la diva, como abrigos de pieles, joyas y coches. Tras su separación con el actor, se volvió a casar cuatro veces más y terminó en repetidas ocasiones en rehabilitación por abuso de alcohol y drogas.