Getty Images

Jada Pinkett rompe el silencio sobre la bofetada de Will Smith

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz habló por primera vez de lo sucedido en la ceremonia de los Oscars.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Luego de más de dos meses desde la transmisión de la ceremonia de los Oscars, el pasado 27 de marzo, Jada Pinkett Smith finalmente rompió el silencio con respecto a la polémica bofetada que propinó su esposo, Will Smith, al comediante y presentador de la gala, Chris Rock, luego de que este último hiciera un desafortunado chiste sobre la apariencia de la Pinkett.

A través de su programa Red Table Talk, la actriz señaló que "desea profundamente que ambos inteligentes y capaces hombres tengan la oportunidad de sanar, platicar sobre lo sucedido y reconciliar la situación".

Tras todo el tiempo de silencio, la actriz mencionó únicamente que será responsabilidad y trabajo de su esposo y el comediante solucionar sus problemas, luego del altercado. Recordemos que Chris Rock se encontraba presentando un premio cuando se dirigió a Jada Pinkett para hacer una broma pesada sobre su calvicie, algo que no le sentó nada bien a la intérprete, pues ha declarado en diversas ocasiones que padece de alopecia.

La madre de los hijos de Will Smith agregó: "El estado del mundo actual, los necesitamos a ambos, y nos necesitamos a los unos a los otros, más que nunca. Hasta entonces, Will y yo continuaremos haciendo lo que hemos hecho durante los últimos años, y eso es seguir resolviendo esto llamado vida juntos".

Durante la ceremonia de los Oscars, Will Smith perdió los estribos luego de que Chris Rock se burlara de la apariencia física de su esposa, lo cual lo llevó a subir al escenario y propinar un golpe en el comediante. A raíz de esto, la familia Smith pidió disculpas a la industria cinematográfica por lo sucedido en la premiación, además de que el propio actor decidió voluntariamente retirarse como miembro de la Academia, mientras que la organización respondió prohibiendo la asistencia de Smith a las futuras ceremonias durante una década, como castigo por sus actos.