iStock

¿Cómo hacer para bajar la inflamación del estómago?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Cinco tips de expertos para que tus pantalones favoritos vuelvan a cerrar.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Es común que luego de un fin de semana de excesos despertemos sintiéndonos pesados y con el estómago algo más grande de lo normal. Cuando esto ocurre, solemos ignorar el problema y esperar a que “baje solo”, pero no tiene por qué ser así. Ya sea que tengas un evento para el que quieras lucir un vestido que por la hinchazón no te cierra, o que simplemente quieras sentirte más ligera, aquí te decimos cinco tips que luego de investigar, encontramos que fueron las más sugeridas por especialistas para que tu abdomen vuelva a la normalidad.

1) Reducir el consumo de ciertos alimentos: Lo primero (y esencial) es que debes disminuir considerablemente tu consumo de alimentos procesados (chatarra, botanas, o antojos que sabes que se alejan mucho de ser naturales). También, se sugiere reducir la cantidad de carbohidratos ‘refinados’ como el plan blanco o los pastelillos así como bajarle a los endulzantes artificiales, a las bebidas azucaradas o al azúcar en general, a los alimentos fritos, la carne roja y los embutidos (salchichas), a la manteca de cerdo, y por supuesto, al alcohol. Sí, sé que los fines de semana se antoja una buena chela pero si puedes hacer algunos ajustes como echarte una en lugar de dos, tu cuerpo te lo agradecerá.

Ojo: Es importante que intentes identificar si hay algún alimento que de plano te caiga mal; que cada vez que lo consumas notes malestar estomacal, inflamación, gases, o derivados. Si hay alguno que sepas que causa estos efectos o similares, elimínalos de tu dieta.

2) Incorporar a tu dieta alimentos que se consideran ‘anti inflamatorios’: Sitios médicos de Estados Unidos como la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard , afirman que algunos de los alimentos que pueden caerle de maravilla a tu cuerpo y pueden contribuir a la causa, son verduras como los jitomates u otras de hoja verde como la espinaca, el kale y las coles. También puedes confiar en los alimentos con alto contenido de grasas buenas como el aceite de oliva, las nueces, el aguacate y las almendras (todas con moderación). En cuanto a proteína, se sugiere consumir pescado también alto en grasas buenas como el salmón, el atún y las sardinas. Finalmente, no dejes de lado un buen desayuno con frutos rojos (fresas, frambuesas, moras, zarzamoras), algunas cerezas y un buen jugo de naranja natural.

3) Reducir el estrés: El estrés, refieren expertos, está altamente ligado a la inflamación, por que se recomienda incorporar a tu rutina actividades que te ayuden a relajarte como lo pueden ser la meditación, el ejercicio, el yoga, o simplemente darte un tiempo para respirar profundo y despejarte de aquéllas cosas que te ocupan y preocupan.

4) Beber té verde y agua: Se dice que el té verde puede ser un gran aliado para deshacerte de la inflamación, pues es alto en sustancias antioxidantes que activan el metabolismo, razón por la cual también se le asocia con la quema de grasa. El agua, por su parte, es fundamental para eliminar toxinas del cuerpo y ayudar a que nuestro abdomen se distienda. Procura tomar mínimo los dos litros recomendados al día.

5) Familiarizarte con los probióticos: Cuando hablamos de probióticos nos referimos a “bacterias buenas” que tu cuerpo necesita para realizar y eficientar ciertos procesos. Médicos explican que en el cuerpo, y sobre todo en el tracto digestivo, existe un gran número de bacterias, la mayoría inofensivas, dentro de las cuales hay un número importante que traen grandes beneficios para ti. La idea de consumir probióticos es incentivar la presencia de estas bacterias buenas que ayudan a mejorar la digestión, estimulan la pérdida de peso, nos hacen tener una piel más sana y reducen la posibilidad de desarrollar algunas enfermedades. Los probióticos se pueden consumir en suplementos (consulta a tu médico para esta opción), o procurando consumir productos como yogurt, la kombucha, el kéfir (producto lácteo similar al yogurt), entre otros.

Esperemos que con estas recomendaciones notes cambios en tu cuerpo que te ayuden a sentirte mejor y ¿por qué no? a adoptar hábitos que hagan de tu estilo de vida, uno más saludable (y uno que te permita ponerte la ropa que te gusta, siempre).