El actor tuvo a Valentina en su juventud y sigue en contacto con ella

Instagram

Juan Soler: ellas son sus tres hijas y no todas las tuvo con Maky

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor argentino se convirtió en abuelo por primera vez en 2020.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A sus 56 años, Juan Soler ha logrado no solo consolidar una carrera prolífica en el mundo del entretenimiento y la pantalla chica en México, mientras que en el plano personal es padre de tres hermosas hijas y recién abuelo de una pequeña más.

El actor de origen argentino es papá orgulloso de tres jovencitas, dos de ellas fruto de su matrimonio con Maky mientras que la mayor fue su primera hija a quien tuvo en una relación pasada durante su juventud.

Valentina, la mayor de estas tres hermanas, actualmente tiene 32 años y fue la primogénita del actor cuando el intérprete mantuvo una relación en Argentina con una mujer llamada Karina a los 25 años. En entrevistas, Soler reveló que conoció a su primera hija y supo de su existencia cuando Valentina tenía apenas 1 año de nacida; actualmente ella vive en país natal de sus padres y ya se convirtió en madre de una niña.

A pesar de la distancia, la joven viaja con regularidad a México, no solo para visitar a su padre sino también a sus dos hermanas, con quienes tiene una gran relación. Estas dos hermanas menores de Valentina son el fruto del matrimonio de Juan Soler y Maky, el cual duró más de 16 años.

La mayor de ellas es Mía, quien nació en el 2004 y a los 10 días de nacida fue hospitalizada por debido a que los médicos descubrieron que nació con una extraña condición física. En entrevistas, su padre explicó su padecimiento: “Vulgarmente se diría que ella tiene su cuerpecito como un espejo, todo lo que tiene que ir del lado derecho está del lado izquierdo, y del izquierdo en el derecho".

Actualmente, Mia se encuentra completamente sana y feliz, a sus recién 16 cumplidos y es hermana mayor de la menor de todas, Azul. El actor ha señalado que su hija menor fue una gran alegría que llegó a su vida pues un año antes de ser concebida, Maky habría perdido un bebé de tres meses de gestación.

La adolescente tiene 14 años y disfruta al máximo de esta etapa, la cual comparte con su hermana mayor, pues ambas son grandes cómplices y amigas.