La razón detrás del vestido morado de Kamala Harris, como primera Vicepresidenta de EE.UU.

facebook

twitter

whatsapp

Email

Michelle Obama, Hilary Clinton y la Dra. Jill Biden se unen también a usar distintos tonos de morado y púrpura

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Grandes personajes dentro y fuera de la política en Estados Unidos arribaron hoy por la mañana a Washington D.C. para la ceremonia de investidura del presidente Joe Biden.

Mientras que días previos al evento hubo especulación sobre cuál sería el atuendo que usaría Kamala Harris , el look final de la nueva vicepresidenta del país norteamericano no quedó a deber para ningún experto de la historia de la moda y es que su elección de color fue más que acertada.

Como primera mujer, afrodescendiente y de raíces asiáticas, Harris hoy hace historia al hacer toma de protesta de su cargo vistiendo uno de los colores más importantes y representativos para la mujer dentro del mundo de la política y el activismo feminista: el púrpura.

La Vicepresidenta llegó al lugar luciendo un diseño de Christopher John Rogers en un tono violeta, mientras que a la par, Hillary Clinton y Michelle Obama también llegaron al evento luciendo diferentes tonos de púrpura y morado; La Doctora Jill Biden de igual forma vistió este mismo color pero un día anterior para el evento memorial previo a la inauguración.

¿Qué significa que mujeres tan importantes dentro de la política vistan color morado? El violeta, junto con el blanco y el verde, son tonos que al rededor del mundo distinguen al movimiento feminista y que su simbolismo tiene una historia que data desde la bandera sufragista en 1908.

La activista inlgesa, Emmeline Pethick, explicaba que: “El violeta, color de los sobreanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza de un nuevo comienzo”.

El color púrpura dentro del movimiento feminista suele relacionarse también a la mezcla de los colores rosa y azul, ambos culturalmente relacionados al género femenino y masculino, respectivamente, por lo que, al unir ambos tonos, el morado pudiera simbolizar la equidad entre hombres y mujeres.

En su discurso de aceptación tras el gane de Joe Biden como presidente del país vecino, Kama Harris inyectó un fuerte mensaje de feminismo y equidad a su reciente papel como primera mujer en la vicepresidencia: "Aunque sea la primera mujer en el cargo, no seré la última".

Además de esto, hay quienes aseguran que también fue una mezcla de los colores de los partidos Demócrata y Republicano, rojo y azul, como una señal de promesa de un gobierno que trabaje en armonía entre ambos bandos.

Un recordatorio más de dicho color haciendo presencia en momentos cruciales e históricos para la política en Estados Unidos fue la elección de atuendo de Hillary Clinton luego de perder las elecciones a la presidencia en el 2016.

La política y su esposo, el expresidente Bill Clinton, se coordinaron en trajes oscuros, pero con detalles color morado, la opinión pública tomó dicho look como un símbolo de su compromiso feminista, expresando esperanza por un futuro de cambio y más unido.

"Hemos visto a nuestra nación más dividida de lo que pensamos. Pero aún creo en America y siempre lo haré. Si ustedes creen, entonces aceptaremos este resultado y miraremos hacia el futuro."