Instagram/@pabloyle

Pablo Lyle: el recurso legal con el que pasaría menos tiempo en prisión

facebook

twitter

whatsapp

Email

A finales de este mes se dirá cuál será la sentencia del actor

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A principios de mes, el 4 de octubre, Pablo Lyle fue declarado culpable de homicidio involuntario en la corte de Miami; esto luego de que propinara un golpe a un hombre de 63 años mismo que derivó una caída que terminaría con la vida del cubano.

Si bien en ese momento se dictaminó que debido a su culpabilidad, tendría que pasar unos años en la cárcel, la sentencia oficial sigue a la espera. Se dice que será a final de este mes, el 26 de octubre aproximadamente, cuando se esclarezca dicha condena.

En un principio, se habló del que el actor podría pasar entre 9 y 15 años en prisión, sin embargo, distintos medios han reportado que hay otros factores que podrían contribuir. reducir el tiempo del actor en la cárcel.

Adicional a que el tiempo que pasó en arresto domiciliario, previo al juicio, podría también jugar a su favor a la hora de definir la sentencia, otro recurso que se ha dicho, puede ser crucial para que vuelva cuanto antes a casa es el que estipula que algunos reclusos son "candidatos al tiempo de ganancia de incentivo".

Esto quiere decir que si ya una vez adentro Pablo tiene buena conducta, se involucra en los programas que las autoridades crean, se dispone a trabajar, entre otras actividades que propician un ambiente armónico dentro de la prisión, y que además demuestran que el recluso está esforzándose por reivindicar su camino, podría ayudar a que su tiempo ahí adentro sea menor.

Ahora bien, las leyes de Florida, estado en el que el actor tendrá que cumplir su condena, establece que lo anterior es válido siempre y cuando el recluso cumpla al menos el 85% de su sentencia, por lo que si Pablo se esmera en adoptar estas actitudes podría reducir en un 15% su estancia en prisión.

Actualmente Pablo Lyle se encuentra en Centro Correccional de El Doral, en donde espera su sentencia. Se dice que una vez que se le diga cuántos años pasará privado de su libertad, se le llevará a una prisión estatal.