Vía @stephanie.frappart

Stéphanie Frappart, la mujer que hizo historia por arbitrar un Mundial

facebook

twitter

whatsapp

Email

Conoce a la francesa que ha marcado un parteaguas en la igualdad de género

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Todos esperábamos el primer partido de México en la Copa del Mundo el cual que disputó contra Polonia esta mañana del martes. Con la emoción a flor de piel, transcurrieron 97 minutos en los que aunque no se anotó ningún gol, hubo algunos momentos memorables.

El rol de los once titulares -que indudablemente dominaron el partido-, el increíble 'paradón' de Memo Ochoa al penal de uno de los mejores jugadores del mundo, entre otros que nos hicieron sufrir y celebrar.

Sin embargo, hubo uno que la gran mayoría pasó por alto y que significó el inicio de una nueva era en el fútbol que, por fin, incluye a la mujer. Se trata del debut de la primer árbitro en toda la historia de los Mundiales masculinos de fútbol.

Hoy, la francesa Stéphanie Frappart hizo historia al ser la cuarta silbante en el encuentro México vs. Polonia y la primera mujer en desempeñar este papel en alguna Copa del Mundo de esta índole.

De acuerdo con medos especializados, su trayectoria en el arbitraje dentro del fútbol varonil inició en 2014, cuando también marcó un parteaguas al ser la primera mujer en ser juez central en la Segunda División de Francia.

Cinco años después de eso, debutó en la Ligue One y, por su enorme talento, llegó a la Primera División en la temporada 2019-20. De hecho, fue justo en 2020 cuando el nombre de Frappart comenzó a sonar por haber pitado un partido de la UEFA Champions League, además de alunos partidos de la Ligue 1 de Francia y de la Europa League.

Hoy, Stéphanie se ha convertido en una fuente de inspiración para todas las niñas y mujeres que aspiran a abrirse camino en espacios que, históricamente, han estado dedicados a hombres.

Es por eso que su papel en el juego de este martes fue, sin duda, crucial para que sigamos dando pasos en esta incansable lucha por la equidad e igualdad de género. ¡Arriba Stéphanie!