Así es como debes cuidar tu piel aunque no salgas de casa

facebook

twitter

whatsapp

Email

Dos expertos acaban con los mitos de los remedios caseros que no funcionan, y nos revelan su guía básica y definitiva de cuidado.

En estos días de guardarse en casa, hay más tiempo para mirarse al espejo y notar una que otra imperfección que se nos antoja desaparecer de inmediato. Y así es como todo lo que se nos atraviesa en la cocina parece buena opción; que la miel, que el limón, que el pepino y el jitomate.

Pero, ¿untarnos lo que sea, de verdad es buena idea?

“Lo que encontremos en la cocina es para comer en ensalada”, dice tajante el Dr. Rodrigo Gutiérrez Bravo, dermato-oncólogo y cirujano dermatólogo, director médico de PielClinic, sobre lo que podemos aplicarnos en la piel.

Es cierto que existen bases científicas sólidas sobre la herbolaria ancestral y que, como dice el dicho popular: lo natural es bueno. Incluso nadie puede negar los resultados de estudios de grandes biólogos y químicos como Bernardino de Sahagún, Martín de la Cruz y Francisco Hernández, quienes han recogido en sus obras una vasta guía de las propiedades de plantas.

Es más, sí, el zapote blanco tiene propiedades sedantes y se usa para tratar el insomnio; y el ajo, el orégano, el eucalipto, la menta y el limón tienen propiedades antibióticas; y la sábila alivia quemaduras y acelera la cicatrización. Pero ojo, todas estas plantas, raíces y frutas tienen algo en común: un tratamiento químico o médico específico.

O como dice el Dr. Gutiérrez Bravo, “ya existen cremas, geles u otros productos muy efectivos para el buen cuidado de nuestra piel”, y embarrarnos pepino, limón, miel, yogurt o cualquier otra cosa “natural” así como así puede irritarnos y causar más problemas de los que queremos arreglar.

O sea, claro que hay cosas en casa que nos pueden ayudar con nuestra piel, pero si no sabemos para qué sirve ese product que queremos usar o cómo va a afectar s nuestra cara, no tiene caso arriesgarnos.

Y en eso también está de acuerdo Martha Barbosa, maquillista y makeup artist profesional, quien insiste en el uso de productos específicos para cada tipo de piel, y en una rutina de belleza simple pero completa: limpieza dos veces al día, la protección solar e hidratación.

Pero si no podemos untarnos nada, ¿cómo nos cuidamos ahora que estamos encerradas en casa? Eso les preguntamos y esto nos respondieron:

¿Hay consejos caseros para cuidarnos la piel?
¡Claro que sí! Mantener una buena dieta, baja en azúcares y alta en vitamina C, así como no estar cerca de ventanas por tiempo prolongado, no bañarse con agua muy caliente, no tallarse la piel y usar hidratación constante son las cosas que mejor podemos hacer para cuidarnos. Además, claro, del aseo con agua y jabón neutro en la mañana y en la noche, el uso protector solar y crema hidratante.

¿Y cómo identificamos nuestro tipo de piel y lo que necesitamos?
Si nos sentimos muy brillosos o no toleramos aplicarnos crema, estamos ante una piel grasa, más si tenemos lesiones de acné. Y cuando no toleramos cualquier jabón y salimos de un baño y sentimos la piel estirada o acartonada, pues tenemos piel seca y sensible. Y cuando en la ‘zona T’ tenemos grasa de más y en las mejillas está reseco, estamos ante un cutis mixto. Para toda esta variedad hay productos especializados.

¿Hay zonas que debemos cuidar más?
Los párpados, esa es la zona con la piel más delgada que tenemos y que más fácilmente puede irritarse por usar maquillaje o cuando nos bañamos con jabones o champús agresivos. Es una zona muy delicada. En general la cara es donde hay que tener más cuidado, sobre todo porque es lo que mostramos a los demás.

Y, por otro lado, aunque la piel de la espalda y las plantas de los pies es la más resistente, no debemos olvidar su apapacho con humectación y evitar irritaciones.

Ante cualquier duda, siempre acude con un especialista.