demaerre/Getty Images/iStockphoto

Tips para adaptarte al nuevo horario de forma más fácil

facebook

twitter

whatsapp

Email

¿Te está costando acostumbrarte a este ajuste invernal? Aquí te ayudamos.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En punto de las 2:00 hrs del domingo 31 de octubre, los relojes en la gran parte del país tuvieron que atrasarse para dar la bienvenida al horario de invierno. No obstante, aunque una hora puede parecer insignificante, en realidad es bastante más normal de lo que crees experimentar ciertas complicaciones. Por esta razón, te traemos algunas recomendaciones de expertos en salud para que este cambio te sea más llevadero.

¿Qué efectos puede tener el cambio de horario?

El cambio de horario, dicen expertos , puede desajustar los ritmos circadianos, es decir, los cambios físicos, mentales y conductuales que responden a la luz y oscuridad en el ambiente y a nuestros hábitos alimenticios. Algunas de las consecuencias y afectaciones que puede tener este ajuste en el cuerpo, sobre todo de niños y mayores, son las siguientes:

- Cansancio.
- Somnolencia.
- Falta de concentración.
- Irritabilidad.
- Dolor de cabeza.
- Falta de apetito.




¿Cómo puedo adaptarme al nuevo cambio de horario?

Aquí cinco recomendaciones de especialistas para alivianar algunos de estos malestares:

1) Evitar dispositivos electrónicos antes de dormir: Procura dejar de usar computadoras, celulares, televisión o tabletas mínimo dos horas antes de dormir.

2) Modificar el horario de alimentación: Esto se sugiere implementar unos días antes del cambio de horario, así que aunque quizás para el horario de invierno ya vayas algo tarde, es un punto que puedes considerar la próxima vez que cambiemos horario en abril. La idea consiste en, únicamente, adelantar o atrasar tus horas de comida para que tu ‘reloj’ circadiano se vaya acostumbrando.

3) Hacer ejercicio físico moderado: Si bien es importante hacer ejercicio, trata de que esto sea durante las primeras horas del día y no sea algo exageradamente exhaustivo.

4) Intenta no dormir siesta: Hasta que sientas que tu organismo se adaptó, evita alterar tus patrones de sueño con siestas demasiado prolongadas que probablemente te traerán insomnio.

5) Modera el consumo de bebidas energéticas o estimulantes: El café, alcohol o cualquier bebida con cafeína, puede tener efectos en el sueño, sobre todo la segunda mitad del día. Beberlas en exceso, entonces, puede significar un desbalance en el ajuste de tu reloj circadiano.

Con estas pequeñas modificaciones, es probable que logres sentirte cada vez más descansado y listo para reanudar tus actividades y enfrentar esta temporada con toda la energía y actitud, así que, ¡a implementarlas!