Ana de la Reguera revela quién es el hombre con quien sí le hubiera gustado tener hijos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz ha dicho que ser mamá no es una de sus prioridades, sin embargo hubo alguien con quien hasta congeló sus óvulos

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde hace décadas, Ana de la Reguera ha trabajado para construir una carrera constante y sólida en México. Y en los últimos años se ha concentrado por dar el salto en Hollywood donde ha tenido buenas oportunidades pero quizá no con el reconocimiento que se esperaría para una actriz tan versátil como ella.

Ana estuvo como invitada en el canal de Youtube de Yordi Rosado y ahí habló de su carrera, de su serie, de los esfuerzos por buscar papeles que no la encasillen como latina en Estados Unidos y de su vida personal.

En este último aspecto resaltó un tema recurrente para Ana: la maternidad. Y es que además de que en muchas ocasiones ha dicho que no desea ser madre, e incluso fue un tema que tocó a fondo en su serie ‘Ana’ que produjo Amazon Prime, salió el tema del que por primera vez aclaró sí llegó a pensarlo de manera seria.

"¿Quieres ser mamá?", le preguntó Yordi. Ella respondió una vez más, sin dudar, que por ahora es algo que no busca. Sin embargo dijo que tuvo una pareja con quien sí lo pensó e incluso, después de una fuerte presión social, congeló sus óvulos en una clínica de Estados Unidos.

Mario Carbone es el nombre del hombre con quien Ana sí consideró tener un hijo y formar una familia. La relación que Ana sostuvo con el chef por ahí del 2015 se mantuvo siempre con un perfil bajo, sin embargo era muy sólida y un par de revistas lograron retratar algunos momentos de la pareja que derrochaba amor y química familiar.

“Era un buen novio, si me divorciaba iba ser buena onda, si no funciona sería una gran pareja, entonces con él, él puede ser una gran expareja, que si no funcionan las cosas sería un buen papá”, dijo Ana sobre Mario, quien goza de mucho prestigio como chef en Nueva York.

Ana confesó que durante años ha tenido que lidiar con la pregunta y la presión de la maternidad, pero que conforme crece se da cuenta de que no es una decisión que deba tomarse a la ligera y por eso no lo ha hecho y ve difícil que un día suceda.