Ver video

Giselle González revela cómo fue despedir a un actor por presunta violencia de género

facebook

twitter

whatsapp

Email

La productora de Imperio de Mentiras confesó que, aunque fue duro, no tolera este tipo de comportamiento contra las mujeres

Si de algo ha presumido Imperio de Mentiras desde el inicio, es de que tanto su productora como su elenco están muy comprometidos con el empoderamiento femenino. Y es que no es gratuito que esta sea una novela que ha innovado no sólo en su manera de contar una historia, sino en el poder implacable de su protagonista, interpretada magistralmente por Angelique Boyer .

Y es que como todos saben, esta producción ha sido un triunfo no sólo a nivel de concepto, sino que hasta de realización, pues la pandemia se la ha puesto difícil a la producción, que ha tenido que luchar contra el Covid-19 y todos los contratiempos que eso implica.

Y hablando de contratiempos y malos momentos, la productora de Imperio de Mentiras tuvo una plática reveladora con Mara Patricia Castañeda, y ahí habló de uno de los momentos más tensos para su producción, pues tuvo que correr a uno de sus actores, señalado por violencia contra la mujer.

Se trata del actor Roberto Romano, quien debido a un escándalo con supuestos mensajes violentos suyos a una mujer y otras acusaciones, fue separado de su papel.

Aunque el actor lo negó categóricamente y la decisión para González fue dura, la productora afirma que la decisión fue tomada de manera muy firme y respaldada.

"De pronto nos enteramos que él había agredido a una mujer y yo le decía: 'Tienes que demostrar que no es cierto porque si no yo no puedo trabajar contigo, primero por mí y después por la empresa'".

Romano, al no poder probar su inocencia, tuvo que ser despedido. "Yo siempre, y ha sido mi postura y la he dicho abiertamente, soy mujer y me gusta defender a la mujer y me gusta ver por la mujer y cuando tienes en tus manos la oportunidad de hacer algo por una mujer lo hago", afirmó Giselle.

“Fue fuerte porque yo lo conozco como actor, lo que me dio a mí en ese momento que estábamos grabando, un chico muy responsable, llegaba con sus líneas, todo muy bien, entonces de pronto descubrir que había otra cosa ahí, sí me afectó y a todo el equipo porque la cuestión era: '¿Vamos a trabajar con una persona que probablemente agredió a alguien?'", contó.

Sobre el caso de Roberto Romano , este sigue sin esclarecerse, a pesar de que hasta causó mucho revuelo en redes sociales. Sin embargo, Giselle González se dice segura de la decisión por una razón muy simple: la sororidad y la confianza en quienes deciden salir de un círculo de violencia y denunciar a sus agresores.