Kim Kardashian recordó el susto que vivió en su primer embarazo; 'no había latidos'

facebook

twitter

whatsapp

Email

La socialité contó lo complicado que fueron sus dos embarazos y explicó por qué recurrió a la subrogación para tener a sus dos últimos hijos.

Kim Kardashian abrió su corazón para compartir con sus seguidores el difícil momento que pasó cuando estaba embarazada de su primera hija, North West.

A través del podcast "All's Fair" de Laura Wasser, la socialité contó la angustia que vivió cuando fue al médico, tras haber presentado sangrado, y él le informó que no se escuchaban los latidos de su bebé, por lo que se creyó que había tenido un aborto involuntario.

"Estaba nerviosa, porque era mi primer embarazo, y fui con el doctor y me dijo, 'no hay latidos'. Pensé que tuve un aborto espontáneo porque realmente estaba sangrando mucho y con mucho dolor", expresó Kim.

El doctor le pidió que regresara al siguiente día y, durante esa segunda cita, le hicieron un ultrasonido y le dieron una noticia que le regresó la paz a la estrella de Keeping up, with the Kardashians , pues el corazón de North se volvió a escuchar.

"La mañana del Día de Acción de Gracias, vine a hacer un D&C (dilatación y legrado) y él dijo: 'Hay un latido del corazón', pensé, 'Dios mío, esto es una señal", recordó la socialité.

Kim siguió contando que el embarazo no fue nada sencillo, ya que se le diagnosticó preeclampsia y su hija, de ahora 8 años de edad, llegó al mundo semanas antes.

"Tuve preeclampsia, di a luz seis semanas antes, (la bebé) pesaba un kilo 800 y tenía algo llamado placenta accreta, donde la placenta crece dentro de tu útero", explicó la esposa de Kanye West.

Además, en su segundo embarazo vivió una situación todavía peor, por lo después del parto de Saint, le aconsejaron tener hijos de a través de la subrogación, método con utilizó para hacer crecer a su familia. Chicago y Psalm West llegaron al mundo por ese proceso.

Para Kardashian, tener más hijos no es opción pues ella considera que está cerca de cumplir 40 años y esto podría poner en riesgo la vida del bebé y la de ella.