Las veces que Luis Miguel fue a los Oscar. Spoiler: una fue con Daisy Fuentes

facebook

twitter

whatsapp

Email

El cantante engalanó la alfombra roja dos veces en la década de los 90 y, como era de esperarse, fue con dos mujeres distintas

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Este año, la entrega de los premios Oscar en México estuvo marcada, que decimos marcada, ensombrecida, por una de las series más exitosas de los últimos años: Luis Miguel, la serie. Pero como era de esperarse, la historia de Luismi y los Oscar no es nueva, incluso él asistió a la ceremonia dos veces.

En un timing perfecto con lo que está pasando en la serie, o sea la pelea con Cristian Castro, vale la pena recordar que la primera vez que Luis Miguel pisó la alfombra roja de los premios fue en 1996 justo del brazo de Daisy Fuentes.

El cantante lucía radiante, feliz y fascinado de camino al Dorothy Chandler Pavilion de Los Ángeles. Y no era para menos si Daisy se distinguía entre las invitadas con un vestido color limón que le ajustaba y combinaba perfectamente con su bronceada piel. Él, apegado a su estilo de aquella época, traía puesto un smoking cruzado de corte ancho y unos lentes de intelectual que le daban el toque serio a la ocasión.

Esa noche la pareja disfrutó de una de las típicas presentaciones de Whoopi Goldberg, que solía lucir como anfitriona de los premios.

Un año después, El Sol repitió la hazaña de ir a los Oscar, pero entonces fue invitado por Salma Hayek, quien comenzaba su carrera en Hollywood. Al parecer Luismi estaba teniendo otro break de su relación con Daisy, con quien estuvo formalmente de 1990 a 1993 y que 10 años después intentaron retomar sin éxito.

Luismi y Salma hicieron honor a su título de pareja perfecta, como dos dioses del espectáculo del momento. Y lo eran pero como amigos, pues Salma se encargó de desmentir el romance en más de una ocasión. Lo único que compartían era una fama apabullante.

La noche de anoche Luismi estuvo en los Oscar de nuevo, no de forma física pero sí en competencia directa por la audiencia que al parecer lo prefirió a él y su historia con Stephanie Salas y las pinal y Cristian Castro. Ni Glenn Close perreando pudo competir, por lo menos en México, con ese dramón del que se seguirá hablando por un buen tiempo.