Ver video

Lorena Herrera cambia de look y se ve 10 años más joven; le dicen la Dorian Gray mexicana

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz reveló que no se había cambiado la imagen desde que tenía 18

Ver a Lorena Herrera es comprobar que el tiempo no pasa igual para todos. La muestra está en que desde finales de los 80, la actriz se mantiene prácticamente igual, con esa melena rubia de raíces negras que la caracteriza; y ni hablar del cuerpazo que mantiene a base de disciplina inquebrantable en su dieta y ejercicios.

Pero tal parece que hasta lo mejor necesita un cambio y Lorena decidió hacer lo inesperado: cambiarse el look después de décadas de verse igual. Y así la guapa rubia ahora luce un nuevo corte que la hace parecer por lo menos 10 años más joven.

Con un corte de tendencia estilo bob al hombro, Lorena reveló su nueva imagen en Instagram, dejando claro que en este 2020 lleno de sorpresas, aún no está todo dicho.

¡Desde que tenía 18 años no me cortaba el cabello tan corto! A veces usaba peluca para lograr ese look. ¿Les gusta? El cabello, es una de las mejores herramientas que tenemos para cambiar. Te lo pintas, lo cortas lo rizas, extensiones, peluca, lo alacias, un peinado y listo el cambio! 💃”, escribió al pie de la imagen que reveló su transformación.

Como era de esperarse, los halagos no se hicieron esperar, haciéndole notar que se ve preciosa y rejuvenecida: “Pelatzo”, “10 años menos” y “Te ves preciosa”, le escribieron, incluso Maribel Guardia , quien también es reconocida por mantenerse joven y en forma.

Pero lo más sorprendente de esta transformación, fue la continuación del mensaje de Lorena, quien escribió: “Ojalá cambiar interiormente fuera tan fácil, ¡eso sí que es un trabajo de mucha voluntad y constancia!”

Y terminó: “Lo primero: El deseo de ser mejor. Segundo: Conocerme y saber mis defectos y debilidades. Tercero: Observarme a cada instante. Cuarto: Voluntad y constancia para transformar mis defectos en virtudes”, lo que es evidente que ella ha mantenido por décadas. Eso, o un cuadro que sufre el paso del tiempo por ella, que sigue igual de guapa siempre.