Megan Fox

GETTY IMAGES

Megan Fox y Brian Austin Green se divorcian, tras 10 años juntos

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor confirmó que el matrimonio ha llegado a su fin; se especula que Megan ha comenzado a salir con el rapero Machine Gun Kelly

Pese a que trataron de hacer funcionar su matrimonio, el amor entre Megan Fox y Brian Austin Green se acabó y él dio a conocer que se están divorciando.

A través de su podcast “With Brian Austin Green’, confirmó que tras 15 años de relación y 10 de casados, han decidido terminar, pero afirmó que siempre querrá a la madre de sus tres hijos.

“Es una mierda cuando la vida cambia y algo que estabas acostumbrado a hacer, algo que has estado haciendo durante 15 años, algo de lo que intentabas no deshacerte, acaba modificando, siempre la voy a querer”, dijo el también actor.

Aunque ya no están juntos como pareja, él asegura que no desea que las cosas entre ellos cambien y que durante los 15 años que tienen de conocerse, no quiere perder a “su mejor amiga”.

Antes de que diera estas declaraciones, Brian compartió en Instagram una imagen de unas mariposas y escribió: "Eventualmente, las mariposas se aburren sentadas en una flor durante demasiado tiempo. Comienzan a sentirse sofocadas. Es un gran mundo y quieren experimentarlo". Por lo que se rumoró que estas palabras eran dedicadas a su expareja.

Las especulaciones de que las cosas no andaban bien entre ellos dos surgieron cuando salieron a la luz unas fotos de Megan compartiendo tiempo con el rapero Machine Gun Kelly; ambos estaban trabajando juntos en el rodaje de la película ‘Midnight in the Switchgrass’, antes de que iniciara el confinamiento por el COVID-19. Además, porque él fue captado sin su anillo de matrimonio.

En el 2015, Meghan y Brian ya habían pasado por una crisis matrimonial que habían podido superar. En ese momento las cosas no andaban bien, pero decidieron darse una nueva oportunidad porque ella estaba en la espera de su tercer hijo.

Su historia de amor comenzó en el 2004, cuando se conocieron en el set de rodaje de Hope & Faith, ella tenía solo 18 años de edad y el 30, pero el flechazo fue inmediato. Se comprometieron en el 2006 y cuatro años más tarde llegaron al altar.

Durante su matrimonio procrearon tres hijos: Noah, de 7 años; Bodhi de 6 y Journey de 3.