¿Qué es el disco menstrual y cómo funciona?

facebook

twitter

whatsapp

Email

La forma de este contenedor de menstruación permite que puedas llevarla hasta al tener relaciones sexuales

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Por mucho tiempo, las mujeres tuvimos que conformarnos y soportar llevar la menstruación con trapos, toallas femeninas grandes y gruesas rellenas de algodón perfumado, forradas con plásticos y otros químicos que nos lastimaban y hacían sentir incómodas e inseguras al andar por la calle en la rutina de todos los días.

Los tampones llegaron bajo la promesa de hacer invisible el periodo, a las mujeres que lograron tener acceso a ellos les funcionó, pero después de un tiempo, muchas notaron que tampoco era un mejor producto, pues estos tienen un montón de componentes químicos que pueden causar severos daños a la salud, la más grave de sus contraindicaciones es el famoso síndrome de shock tóxico, una infección causada por Staphylococcus Aureus que se manifiesta con fiebre y problemas en distintos órganos del cuerpo que pueden causar la muerte.

Aunque falta mucho para lograr que en todo México se diversifiquen los productos de “higiene” menstrual y todas las niñas, adolescentes, mujeres y personas que menstrúan tengan un acceso garantizado a ellos, es innegable que ya existen productos como la copa menstrual, los calzones menstruales y el disco, que han hecho posible tener un abanico más amplio para elegir cómo es que queremos vivir nuestros periodos.

El disco es el producto más reciente en México, y su forma es bastante distinta a lo que estamos acostumbradas a ver, incluso con la copa menstrual, pues su diseño es más plano y ancho. Pero, ¿funciona?, ¿cómo se pone?

El disco menstrual es un recipiente circular para recolectar la sangre del periodo, muy parecido a la copa, la diferencia es que éste se introduce hasta colocarse justo debajo del cérvix, la parte más profunda del canal vaginal.

Se pueden adquirir los de un solo uso o los reutilizables que duran hasta dos años y están hechos de silicona hipoealergénica de grado médico. Dependiendo de su tamaño, es la capacidad que tienen los discos para contener el plasma, aunque comúnmente suelen tener una capacidad mayor a las copas, por lo que se puede intuir que si tienes un flujo abundante, puede durarte más de seis y hasta 12 horas puesto sin problema.

Los discos son una buena opción para las mujeres y personas que tienen el cuello del útero más corto y que sienten molestias con la copa. Y su principal ventaja es que incluso se pueden mantener relaciones sexuales con penetración sin problemas de fugas de sangre, pues su borde grueso y su textura blanda evitan escurrimientos aún cuando el pene, los dedos o algún juguete la lleguen a tocar.

Los discos se doblan por la mitad con un pellizco y se insertan en la vagina. Y aunque muchas de sus usuarias dicen que es más fácil de poner que la copa, una de las dificultades que más reportan quienes ya lo usan es que al principio es difícil acostumbrarse a ponerlo y quitarlo, pues si no tienes los dedos largos o estás demasiado tensa, puede que sea un acto incómodo, sin embargo, una vez que entiendes cómo debe quedar y agarras confianza, todo mejora.

Quienes ya usan el disco lo pintan como una maravilla (incluso más que la copa menstrual). Quizá no sea para todas, pero es bueno tener la opción de elegir. Por lo pronto, el disco sigue siendo un producto caro en proporción de otros, pues su precio va de los 490 a los 1,350 pesos mexicanos, pero ya que no requiere de alto mantenimiento, una vez que lo usas, puede resultar una buena inversión.