Rocío Sánchez Azuara abre su corazón para recordar a su hija a dos años de su fallecimiento

facebook

twitter

whatsapp

Email

En el segundo aniversario luctuoso de Daniela, la conductora habla sobre el dolor que dejó su partida y la fundación que creó en honor a su hija.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Han pasado dos años desde la triste pérdida de Daniela Santiago, hija mayor de Rocío Sánchez Azuara, quien perdió la vida tras una batalla de más de dos décadas contra el lupus que padecía.

La conductora de televisión fue, en su momento, sumamente transparente sobre la dura situación que vivió al tener que enfrentarse ante dolor de perder a si primogénita, sin embargo, siempre mostrando un lado optimista y sanador a la situación, siendo la presentadora una persona muy cercana a su lado espiritual.

Prueba de esa sabiduría y confianza en lo divino, es la enorme resiliencia que ahora la Sánchez Azuara logra transmitir en el segundo aniversario luctuoso de Daniela. En entrevista con TVyNovelas, la conductora habló sobre el proceso que aún vive superando la muerte de su hija, señalando que es "el dolor que siempre va a estar presente".

"Es algo que no se quita ni se va a quitar. Ni siquiera hay un nombre para eso, o sea, si me quedo sin marido me quedo viuda, si me quedo sin papás me dicen huérfana, pero si me quedo sin una hija, no hay nombre asignado para eso", señaló.

Cuando Daniela perdió la batalla contra su enfermedad, Rocío Sánchez Azuara prometió dedicar su tiempo y energía para ayudar a otras familias con enfermedades como la de su hija. Ahora, a dos años de su partida, la lucha de su primogénita ha quedado inmortalizada en la fundación Anaer: "Esta fundación no solo es para niños, jóvenes y adultos con enfermedades como el lupus, sino enfermedades tipo reumatodide".

Daniela Santiago falleció el 23 de septiembre del 2019, luego de 20 años luchando contra un lupus eritematoso sistémico. A partir de su diagnóstico, a los 12 años, su hija comenzó una lucha por su salud, y pese a los pronósticos poco favorecedores de sus médicos, Daniela vivió 20 años más, demostrando ser toda una guerrera.

Para la conductora, esto ha marcado su vida y admite que sí llegó a sentirse débil y vulnerable al respecto, sin embargo, también celebra la fortaleza emocional que esto le ha enseñado en la vida.

"Siempre he sido muy chillona, yo siempre he sido una persona que expresa lo que siente, porque de donde vengo, la vida es así... Por eso esa sensibilidad siempre ha existido en mí, yo soy vulnerable hasta viendo un perrito en la calle en mal estado", contó.