Después de cambios de imagen drásticos, ¿Por qué cuesta tanto reconciliarse con el espejo?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Priscila Arias entrevista a Adriana Convers, escritora y activista quien relata su historia tras perder peso

Cuando se trata de estar frente al espejo, pequeños cambios en nuestra imagen, como una espinilla, algunas ojeras o una que otra cana pueden, de una sutil manera, “arruinarnos el día”, sin embargo, ¿qué sucede cuando se trata de cambios drásticos den nuestra imagen?, como un notable aumento o pérdida de peso.

En el reciente episodio de Felizmente, Priscila Arias ahonda en el tema de lo que ella denomina como “la constante batalla frente al espejo”.

Para hablar más sobre el tema, la Fatshionista entrevistó a Adriana Convers , escritora y activista quien relata su historia tras perder peso y descubrir que detrás de una talla más chica definitivamente no estaba ni la solución a todos sus problemas ni el remedio a la infelicidad.

La Tía Pris inició su entrevista preguntando a Adriana cuáles habían sido los motivos porque decidió bajar de peso y cómo fue su experiencia durante lo que fue una cirugía variatrica.

Ante ello, la escritora explicó que gran parte de sus complejos, tras haber crecido como una “chica gordita” en una familia de flacos se debía también al tipo de expectativas e ideas aspiracionales que la joven Adri tuvo desde su infancia.

“Mi mayor problema fue cuando empecé a idealizar la vida de las chicas delgadas. Uno cree que las chicas delgadas no tienen problemas, todos los chicos las miran y son felices”, explicó.

Sin embargo, a pesar de dicha creencia que adopto la hoy activista por la diversidad de cuerpos y el bodypositive, la realidad es que luego de una cirugía a la que reconoce como un procedimiento puramente “estético”, las complicaciones para Adriana empezaron a manifestarse y cada vez de una manera peor, puesto que, aunque tenía unos kilos demás, en cuestión de salud, ella misma se consideraba una “gordita sana”, algo que después de su entrada al quirófano cambió.

¿Qué ha pasado con tu cuerpo durante los últimos 7 años?

“A raíz de la cirugía empecé a enfermarme por otros motivos, entonces sí, bajé mucho de peso, pero no era la Adriana feliz de siempre porque estaba pasando por muchos cambios físicos”, explicó
.
Desde pérdida de cabello, uñas, hasta problemas con temas de tiroides, lo que comenzó con entusiasmo por cambiar la talla y volverse esa “chica feliz y delgada” que durante tanto tiempo había idealizado.

¿Cuál fue tu relación con el espejo después de tantos cambios físicos?

“Toda mi vida tuve una relación muy mala con el espejo, incluso cuando ya había bajado de peso, no podía ver las cosas bonitas”, dijo Adri.
Yo estaba divorciada de mi cuerpo era como si solo viera mi cara

“El problema con el espejo es que el espejo no te miente. Y cuando tienes una autoestima tan baja, tú solo puedes ver lo negativo en tu cuerpo. Porque claro, el espejo no te dirá ‘qué bonita estás’, el espejo reflejará lo que tú misma estás pensando de ti”, mencionó.

Después de esta experiencia, Adriana confiesa que fue necesario asistir a terapia y buscar ayuda profesional para lograr una completa reconciliación con su imagen. Hoy en día la joven escritora es autora del libro “¿A todas nos pasa?”, un texto en el que abre la conversación sobre hasta cuanto una mujer se permite aceptarse y valorarse como se lo merece.

Ve el video completo de Felizmente y escucha algunos de los tips que Adriana y La Tía Pris nos comparten para aprender a querer mucho más nuestro cuerpo y no perderse en pensamientos negativos frente al espejo.