Eugenio Derbez y Consuelo Duval se saludaban de beso en la boca hasta que él pidió ya no hacerlo

facebook

twitter

whatsapp

Email

"Porque me enamoré"; le confesó el comediante a la conductora, luego de avisarle que sus fraternales saludos cambiarían

La amistad que ha sembrado Consuelo Duval con algunos de los comediantes más exitosos de la televisión mexicana es, sin duda, algo de admirar. A lo largo de su carrera, la actriz de "Familia P.Luche" ha demostrado el apoyo incondicional que tiene de quienes han sido sus colegas de escena, en proyectos tan icónicos como la relación de "Nacaranda" y "El Vitor".

Esta amistad fue tema de discusión en un reciente episodio de Netas Divinas, cuando la comediante liberó controvesial testimonio al confesar a sus compañeras de Netas Divinas que ella siempre saludó de beso en la boca a Adal Ramones, Adrián Uribe y Eugenio Derbez.

De inmediato, el resto de Netas hizo la pregunta obligada: "¿Y qué opinaban sus parejas de eso?".

"Ninguna dijo nunca nada, pero un día llegó Eugenio y me dijo: 'caquita, ya no nos vamos a poder saludar de beso en la boca, porque ya me enamoré', y yo dije: 'ay sí, sí, sí'", recordó con cariño.

La conductora admitió que, para ella, nunca significó nada extraño o con algún contexto romántico: "era como cuando besas a tus hijos".

Daniela Magún preguntó, preocupada, si creía que dicha petición de Derbez había sido algo que naciera de él, o sí se trataba de quizá algo que le había pedido su entonces pareja.

"No, pero la esposa de Adal, Paola, una vez nos vio y le dijo, '¿por qué te dió un beso en la boca?', y le dijo, 'porque así es, está loca. O sea, no le causó ningún ruido'", contó.

Ante la declaración, hubo opiniones divididas; por su parte, Daniela Magún dijo que no sentía que había sido correcto, pues al final le llamaron 'loca', a lo que Consuelo dijo: "es que eso es verdad", bromeando. Por otro lado, Natalia Téllez aconsejó a su compañera que mejor ya no lo hiciera.

"Yo siento que es 'too much' (demasiado), Consuelo", dijo Natalia, pidiendo que no justificara aquella polémica muestra de afecto, sin embargo, Consuelo dijo no retirar el dedo del renglón en el tipo de amistad que tiene con sus compañeros varones: "a Adal, si lo veo, sí le beso su trompa".

A partir de esta plática, se abordó el tema de qué tan "normal" era nuestra cultura besar a los hijos en la boca. De su lado, Consuelo dijo que ella siempre besó a sus hijos en la boca, hasta que ellos mismos, cuando crecieron, pidieron a su madre que dejara de hacerlo.