Jennifer Aniston podría ser la madrina de la futura hija de Katy Perry y Orlando Bloom

facebook

twitter

whatsapp

Email

Aparentemente, la cantante quiere que su hija sea ahijada de la ex protagonista de Friends

Orlando Bloom y Katy Perry están a muy pocos días de convertirse en padres. La futura bebé que esperan será la segunda hija del actor, mientras que para la intérprete de “Firework” esta será la primera vez que se convertirá en madre.

Como si no fuese suficiente genial que tu madre sea una estrella de pop y tu padre un guapo galán de cine, la pareja tiene más sorpresas para la futura niña, pues está dentro de sus planes de darle a su hija una madrina de lujo: Jennifer Aniston.

De acuerdo al reporte de The Daily Mirror, fuentes cercanas a los futuros padres revelaron detalles sobre el emotivo momento en el que Katy y Orlando pidieron a la entrañable protagonista de “Friends” que fuera la madrina de su bebé.

“Ella está más que alegre, y al igual que ellos, lloró cuando recibió la propuesta”, reportó la revista estadounidense.

Aunque Aniston y Perry han sido amigas desde hace ya casi una década enterara, de acuerdo a allegados de ambas artistas, durante el último año, y los meses de confinamiento por la pandemia de coronavirus, las amigas se volvieron aún más cercanas.

“Katy y Jen son muy unidas. Durante el encierro ellas van juntas a caminatas con distanciamiento social, y pasaron mucho tiempo poniéndose al día la una a la otra”, asegura fuente.

Esta no sería la primera vez que Jennifer Aniston se convierta en madrina, pues tiene más de 16 años de experiencia en el tema, luego de que su gran amiga y ex compañera en “Friends” , Courtney Cox, le pidió que bautizara a su hija Coco.

Katy Perry vive esta disfrutando de esta etapa de lo más radiante y feliz. La cantante reveló en entrevista con Martha Debayle que luego de haber pasado por una de las depresiones más duras de su vida, tras un fracaso profesional y diversos problemas de estrés y ansiedad, ahora su historia ha cambiado y se siente mejor que nunca.

“Los últimos años de mi vida fueron los más oscuros. Estuve muy deprimida, no me podía levantar de la cama, no tenía buenos pensamientos y no creía que iba a vivir. Y ahora, dos años después, estoy viviendo y trayendo una vida al mundo”, dijo la cantante de “Roar”.