Eugenio Derbez comparte video ‘tocándose’ para hacerle frente a intento de extorsión

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor aclaró la situación en sus redes sociales y dijo que este video es de años atrás

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En un intento de broma ante estos tiempos donde algunos famosos como Gabriel Soto han sido víctimas de violaciones a su intimidad, Eugenio Derbez publicó un video que causó risa a algunos y a otros sólo un poco de ñáñaras.

Efectivamente, hay un video viejo que robaron de mis archivos. Intentaron extorsionarme, pero no cedí al chantaje. Ya lo hablé con mis abogados y prefiero ser yo quien lo publique. A las 6 pm, hora de CDMX, daré un comunicado”, y así lo hizo, a las seis de la tarde, el comediante tuiteó otro video donde explicó la presunta extorsión.

“A todos los medios de comunicación y a la gente en general quiero informarle que hace unos días intentaron extorsionarme con un video que robaron de mi computadora hace varios años en donde aparezco, según esto, tocándome. Me molesta muchísimo esta violación a mi intimidad y más aún que intenten extorisonarme, por lo cual he decidido yo publicar este video, aquí está…”, declaró.

A lo que siguió un video de Eugenio tocando una puerta tras la que está él mismo.

La broma de Eugenio se inserta en un panorama de violencia digital hacia famosos hombres en la que queda en duda si vale el humor; eso lo decidirá cada uno de sus seguidores. Pero sí vale la pena recordar las palabras de Olimpia Coral Melo Cruz , hacedora de la Ley Olimpia y activista por los derechos digitales y en pro de la eliminación de la violencia contra las mujeres que se dio a partir del caso Gabriel Soto:

“No, lo de Gabriel Soto no nos recuerda la Ley Olimpia. Lo recordamos a diario las mujeres (...) decenas de nosotras que lo vivimos a diario y a las que la gente no le había dado importancia. Ahora, gracias a las feministas, ustedes, caballeritos, también pueden exigir sus derechos a la intimidad sexual”.

Y ante esa dura realidad, ni cómo esbozar una mínima sonrisa.