Expertos explican que escogemos pareja con un ADN parecido al nuestro

facebook

twitter

whatsapp

Email

Un estudio reveló que las personas prefieren tener relaciones sentimentales con quienes poseen un ADN similar al suyo

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Si algo ha promovido la cultura occidental es la creencia de que todos tenemos una “media naranja” que nos complementa; incluso se dice que “los polos opuestos se atraen” y que las parejas formadas por personas completamente diferentes son las que siempre triunfan. Sin embargo, la ciencia, o por lo menos un estudio reciente sobre el ADN humano, prueba que eso no es tan cierto.

Y es que aunque Platón insistió sobre los supuestos de Aristófanes y la perfección humana, que los Dioses tomaron como una soberbia que debía castigarse partiéndolos a la mitad, esa idea ha trascendido sólo en lo psicológico. Pero los humanos no somos solo mente, pues aunque todo esté socializado, quedan rasgos inevitables de la biología que alcanza un nivel molecular innegable.

Y eso es lo que un grupo de expertos en estudios de ADN de la Universidad de Colorado , en Estados Unidos, pretendieron comprobar: las personas tienden a escoger a compañeros sentimentales que poseen un ADN similar al suyo.

Y es que aunque ya se había probado que las parejas realmente sí se ligan por características sociales como la religión, la edad, la educación, el nivel socioeconómico y hasta la raza, ahora también se sabe que hay una gran influencia de nuestro material genético a la hora de elegir pareja.

Para probarlo, los científicos analizaron las secuencias genéticas de 825 parejas, en especial los polimorfismos de un solo nucleótido, dado que son las zonas que comúnmente difieren entre los seres humanos, llegando a constituir el 90 por ciento de todas las variaciones genómicas.

Como resultado de esta examinación se demostró que existía una mayor semejanza entre el ADN de los amantes que entre el resto de los individuos en el estudio. Y eso no es todo, ya existen las compañías que están haciendo negocio con esta promesa de amor químico.

La prueba más clara y mediática es el caso de Cheiko Mitsui, una japonesa de 45 que se pasó 10 años buscando el amor, y no lo encontró hasta que descubrió que podía recurrir a su ADN para encontrar al hombre de sus sueños.

"Conocí a varias personas en fiestas, a través de amigos, y también me inscribí en una agencia para formar relaciones, pero no logré encontrar a las personas adecuadas", dijo Mitsui a la BBC, a quienes les detalló que hasta visitó a una casamentera que presumía de haber juntado a más de 700 parejas, pero que ni eso le funcionó como ir a GenePartner , la empresa suiza que tomó su caso e hizo todo el proceso para encontrar a su pareja ideal en términos de compatibilidad biológica.

Pero ¿qué significa la compatibilidad biológica? Que el sistema inmune de las parejas empate de tal manera que garantice que el material genético que se haga de la unión de ambos dará como resultado hijos más resistentes a las enfermedades.

Las suposiciones de la empresa han sido cuestionadas por otros investigadores, quienes afirman que en realidad se trata de un servicio de parejas que le hace más fácil a personas de cierto grupo de personas adineradas y con posiciones sociales altas, conocer a gente similar a ellos porque lo que no tienen es tiempo de encontrar a alguien para conocer.

Pero incluso los incrédulos de este método de encontrar pareja, lo han recomendado a parejas ya establecidas , pues aseguran que es una manera de ayudarles a los indecisos a fortalecer sus relaciones con quienes tienen posibilidades de procrear hijos sanos.