Tips para saber si estás en una relación tóxica y cómo salir de ella

facebook

twitter

whatsapp

Email

Ya sea por dependencia emocional, por celos o violencia, puede ser que no estés en el mejor lugar para amar

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En estos días oír hablar de relaciones tóxicas se ha trivializado. Incluso llamarse “el tóxico” o “la tóxica” se ha vuelto algo aparentemente cariñoso. Sin embargo, estar en una relación amorosa tóxica puede causar mucho daño y dejar huellas difíciles de olvidar. Y es que la dependencia emocional, los celos, las inseguridades y las violencias son muy peligrosas.

Pero

¿qué es estar en una relación tóxica? ¿Cómo sé si estoy en una?

Según Angee Michell Granados, en su ensayo de ‘Relaciones tóxicas de pareja’ , “las relaciones tóxicas están caracterizadas por la presencia de comportamientos disfuncionales como celos, control y dependencia de la pareja”, y todos estos comportamientos provocan más sentimientos de malestar que de bienestar.

Y hay síntomas frecuentes que nos revelan claramente si uno forma parte de una relación tóxica:

Si hay dudas, o sea, no hay claridad de que quieres estar en esa relación porque hay muchos peros, es probable que no sea el lugar indicado. En el amor también hay dudas, pero también confianza.

Dependencia, si no puedes hacer nada sin la o el otro, hay un desequilibrio en la pareja. Y hay que recordar que las relaciones se trata de dos (o más personas, según sea el caso) que comparten su vida, no que vuelcan su vida en los demás.

Exceso de poder, si una de las partes abusa constantemente del amor que se le tiene y se aprovecha de cualquier circunstancia para sacar provecho, hay algo que no está bien. La disposición siempre debe ser de ida y vuelta.

Rupturas constantes, si te amenaza con dejarte o rompe contigo cada que puede para que le ruegues y terminen haciendo lo que la otra persona quiere, ahí no es. Puede que las reconciliaciones sean agradables pero todo tiene su límite y jugar con los sentimientos de las personas no está bien.

Sin buena comunicación, si no te dice lo que necesita y cómo lo necesita y sólo se enoja y te hace sentir mal por no cumplir sus expectativas, tampoco es ahí. La comprensión se alcanza cuando se habla, se discute y se llegan a acuerdos que convienen a todas las partes. Y la cosa empeora si jamás está en disposición de hablar o no se hace responsable de sus silencios.

Aislamiento de amigos y familia, este es uno de los signos más graves de que la relación que tienes no es la correcta. Amar no es pertenecer. Debemos recordar que cada persona tiene su propia vida, necesidades y aspiraciones, no permitirle ser alguien fuera de la relación es más tóxico que el cianuro.

Así que si estás en una de estas situaciones o alguna otra de violencia que no te haga sentir en confianza, comodidad y crecimiento, vale la pena que te preguntes qué haces ahí y si vale la pena permanecer en un lugar donde las cosas no funcionan para ti.

¿Cómo salgo de una relación tóxica?

Tomar la decisión de irse es difícil pues ésta no sólo depende de una persona y puede costar mucho tiempo de terapia, pero siempre se puede con ayuda de quienes más nos quieren, familia, amigos y alguien profesional que sepa guiarnos para resolver los duelos.

Lo más importante es identificar que tenemos un problema para después trabajar en nuestra autoestima, pedir ayuda, cambiar lo que no nos gusta y nos lastima y poner nuevas metas a cumplir.

Costará, pero tomando agüita, yendo a terapia y ocupándote de tus necesidades con responsabilidad para los demás, seguro lo logras.