Toño Mauri reaparece irreconocible tras haber tenido un doble trasplante de pulmón

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor estuvo ocho meses en el hospital debatiéndose entre la vida y la muerte a causa del Covid-19; hoy ya está en casa junto a su familia

Durante ocho meses, Toño Mauri permaneció en un hospital luchando entre la vida y la muerte a causa del coronavirus que afectó su salud; su única esperanza fue un doble trasplante de pulmones con el que afortunadamente ya está con bien.

“El virus atacó directamente mis pulmones, los dañó muchísimo, entonces ya no podía respirar. La única esperanza que me daban era buscar un trasplante de pulmones”, compartió en entrevista para Despierta América.

El actor habló de cómo vivió el Covid-19 desde el día que se lo diagnosticaron hasta hoy. Él nunca creyó que estaría al borde de la muerte en varias ocasiones.

“Yo pensé que iba a ir al hospital y que ese mismo día regresaba a mi casa, cuál fue mi sorpresa que no fue así y que ahí empezó esta historia que acaba de terminar”, contó.

Para Toño, lo más importante es su familia y en sus pensamientos siempre estuvieron presentes, por lo que al saber que el trasplante de pulmón era su única opción, aceptó con el fin de volver a estar con sus seres queridos.

Lo primero que pensé fue en mis hijos, en Carla (su esposa), en mi familia y le dije al doctor que no importara lo que tuviera que hacer. De ahí no me acuerdo de nada, hasta que desperté del coma”, dijo entre lágrimas.

Su fe en Dios lo hizo aferrarse a la vida y esperar a que un milagro ocurriera en su vida para poder restablecerse completamente.

“Volé en un helicóptero a Gainesville, Florida. Desde ahí empezó el proceso del trasplante. Yo estaba muy ilusionado por volver a ver a mis hijos y lo hice. Dios estuvo conmigo siempre. Le decía ‘Dios mío, dame la mano, no me sueltes y acompáñame’ y me acompañó. Yo sentía su presencia y me daba paz, me daba mucha paz”, comentó.

Durante el proceso del trasplante, las cosas no fueron sencillas, pues hubieron momentos en los que no les daban esperanzas de que fuera a sobrevivir.

“Carla me platicó que tuve una hemorragia interna, que de repente la hablaron y le dijeron que no iba a pasar la noche. Y al día siguiente le hablaron para decir que no sabían que había pasado, pero que yo estaba normal. Me afiancé a más a Dios, porque los únicos que podrían hacer esto, son ustedes (médicos), pero Dios es el que decide. Quizá yo ya me tenía que haberme ido y me dio la oportunidad de regresar. Cada noche pensé que era la última”.

Toño Mauri recuerda con emoción el día que por fin logró salir del hospital, el pasado 12 de febrero, y la felicidad que le dio haber vencido esta enfermedad y estar de nuevo junto a sus hijos.

“Cuando me despidieron del hospital, ese momento no lo voy a olvidar, nunca. Esta tarjeta es la firma de todos (los doctores) que me cuidaron, yo los veía como ángeles. Cuando abracé a mis hijos, primero pensé: ‘lo logré, lo logramos juntos’. Abrazarlos es lo que yo anhelaba, era mi esperanza”, finalizó.