La mañana del 6 de julio de 2019, el hijo de los Duques de Sussex fue bautizado en la capilla privada el en castillo de Windsor. “Su hijo, Archie, fue bautizado con la réplica hecha a mano del vestido de bautizo real que han usado los niños reales durante los últimos 11 años. El ropaje original fue hecho de fino encaje Honiton forrado con satén blanco, que fue encargado por la reina Victoria en 1841 y la usó por primera vez su hija mayor”, señala el comunicado.

Instagram @sussexroyal

Dudan que Archie corriera peligro en un incendio, como dijo Meghan Markle

facebook

twitter

whatsapp

Email

Algunas fuentes de la realeza niegan que haya habido fuego en la habitación.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ayer, en el estreno de su podcast ‘Archetypes’ en Spotify, Meghan Markle dio a conocer que en 2019, a escasos cuatro meses de haber tenido a Archie, tuvo que ausentarse por trabajo, y mientras estaba fuera de casa, su primogénito estuvo en peligro de muerte.

Según la duquesa de Sussex, durante su visita oficial a Sudáfrica, hubo un incendio en la residencia donde se alojaban, en particular en el cuarto del bebé, y esto pudo haber causado una desgracia. Pero por fortuna, la entonces nana del niño, Lauren, quien debió haberlo dejado dormido en la cuna, decidió llevarlo con ella para comer algo en la cocina, con lo que le salvó la vida.

Se suponía que iba a acostarlo para que tomara una siesta pero pensó que se lo llevaría mientras preparaba un bocadillo. Entonces, el calentador de la habitación se incendió”, explicó la exactriz en su plática con la tenista Serena Williams, quien fue su primera invitada.

“En ese lapso de tiempo en el que bajó las escaleras, el calentador del cuarto del niño se incendió. No había detector de incendios, alguien olió por casualidad el humo en el pasillo, así que entraron y pudieron extinguirlo(...) Se suponía que él estaba durmiendo allí”, añadió.

Sin embargo, ya que Meghan ventiló el hecho como un completo momento de peligro, ahora algunas fuentes de la realeza le dijeron al tabloide Daily Mail que consideraban que la duquesa había exagerado la anécdota y ellos sólo habían registrado el sobrecalentamiento de un calefactor, y que nunca llegó a producirse fuego en la habitación.

Cabe mencionar que Meghan puntualizó que después del incidente, ella fue obligada a seguir cumpliendo con los compromisos reales y no le permitieron estar con su hijo como hubiera querido o hablar de lo ocurrido, así que eso podría explicar la posición de la realeza al respecto. Por lo pronto, queda sembrada la semilla de la duda sobre que el pequeño Archie estuvo a punto de morir en un incendio.