Ver video

La monarquía no protegió a Meghan Markle de un ataque mediático en 2019

facebook

twitter

whatsapp

Email

Según una filtración de documentos legales, la duquesa de Sussex tuvo prohibido defenderse

Si a alguien le ha costado su paso por la monarquía, esa es Meghan Markle , la mujer que decidió renunciar a su vida personal y profesional para dedicarse a cumplir con los mandatos de la realeza británica junto a su amor, el príncipe Harry .

Aunque el gusto y la fuerza le duraron poco, pues tanto los medios como otros miembros de la realeza y una parte de la sociedad se encargaron de bajarla rápidamente del sueño de princesa y en 2019, durante un ataque mediático, quedó desprotegida y sin posibilidad de defenderse, así lo revelan algunos documentos legales filtrados.

Dichos documentos forman parte de la querella legal presentada por Megan contra Associated Newspapers, la editorial de Mail on Sunday y MailOnline, medios que publicaron por lo menos cinco artículos con información sensible sobre Markle y su entorno familiar y personal.

Y es que la duquesa de Sussex no sólo tuvo que aguantar los ataques sino que la monarquía británica le prohibió defenderse.

"(Meghan Markle) se había convertido en blanco de un gran número de artículos falsos y dañinos por parte de los tabloides británicos, específicamente por parte de los demandados, que le ocasionaron un tremendo estrés emocional y daños a su salud mental (...) Como sus amigos nunca antes la habían visto en ese estado, se preocuparon con razón por su bienestar, específicamente al estar embarazada, desprotegida por la Institución (monárquica), y porque tenía prohibido defenderse”, se explica en dichos papeles.

En resumen, Meghan demandó por supuesto "mal uso de información privada", "infracción de derechos de autor" e "infracción de la Ley de protección de datos" al citado grupo por dos artículos en el Mail on Sunday y otros tres en MailOnline.

Después de que estos medios hicieran público cómo ella preparó todo para que su padre, Thomas Markle, pudiera asistir a la boda en Reino Unido e incluso preparó alojamiento y un ayudante para él pero nunca llegó; incluso se detalla que ni Harry ni el pequeño Archie lo conocen, la editorial sigue negando las acusaciones y rechaza que editara la carta de la duquesa a su padre alterando su significado.