El príncipe William respalda investigación de la BBC, cuando Lady Di expuso infidelidades de Carlos

Getty Images

Los secretos de Lady Di que no se contaron ni en ‘The Crown’

facebook

twitter

whatsapp

Email

El médico que la atendió tras el accidente en París ya no pudo hacer que volviera a latir su corazón

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Cuando se estrenó la cuarta temporada de ‘The Crown’, muchos fanáticos de la realeza británica corrieron a sentarse frente a la pantalla para saber los más íntimos detalles de la vida de Lady Di, en especial de su matrimonio con Carlos.

Como era de suponerse, en la serie cambiaron muchas situaciones, como la forma en que se conoció con Carlos y sus clases para aprender el protocolo real, y se le retrató como una mujer banal y mezquina.

Ante la desilusión por cómo se narraron 20 años de la vida de Diana de Gales y la omisión de lo que la hizo la princesa más querida de todos los tiempos, muchos han profundizado en lo que la serie no quiso meter las narices y han revelado algunas de las verdades que no se dijeron en pantalla, por ejemplo, que Diana y Carlos no se conocieron por casualidad sino que fueron presentados por la hermana de Diana, Sarah Spencer.

Tampoco se dijo que Diana no era una plebeya, pues ella ya formaba parte de la nobleza al ser una Spencer, con linaje. Así como no se mencionó lo que Diana consideró algunos de los momentos más importantes de su vida: el nacimiento de sus hijos. Incluso se omitió el nacimiento de Harry y las semanas anteriores a éste, días a los que la princesa consideró de los más felices de su matrimonio con Carlos. Lamentablemente después del nacimiento de Harry vino la separación definitiva, pues él esperaba que fuera una niña.

A todas estas revelaciones de la vida de Diana que no se contaron en ‘The Crown’ sólo le compite en importancia la que hace poco hizo el médico MonSef Dahman, quien la atendió aquel fatídico 30 de agosto de 1997, después de que su coche se estrellara en el túnel del Alma, en París, donde Diana viajaba al lado de su novio, Dodi Al-Fayed.

“En la misma camilla de emergencias tuvimos que operarla; hice ese procedimiento para permitirle respirar porque su corazón no podía funcionar correctamente porque le faltaba sangre”, dijo Monsef Dahman.

Al llegar al hospital, supieron que Diana tenía un desgarre en el pericardio y que era difícil sobrevivir. Pero igual llegó a su rescate Alain Pavie, considerado el mejor médico cirujano cardíaco de Francia. Éste la intervino y suturó la vena pulmonar superior izquierda, en el punto de contacto con el corazón, pero todo fue en vano, el corazón de Diana ya no latía.

Masaje cardíaco, adrenalina y descargas eléctricas corrieron por el cuerpo de la princesa, intentaron reanimarla por más de una hora, pero nada funcionó. Declararon la muerte de Diana por decisión colegiada a las 4 de la mañana. Ahí se terminó la historia de la princesa más carismática de la realeza británica y toda una era de secretos alrededor de la corona.