INSTAGRAM @NAYARIVERA

Revelan cómo es la vida Josey, hijo de Naya Rivera, a un mes de su fallecimiento

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz de Glee murió ahogada en un lago en California, por lo que la custodia de Josey de 4 años de edad la obtuvo el padre del pequeño

El 9 de julio de este año la desaparición de la estrella de Glee, Naya Rivera , impactó a propios y extraños de su carrera actoral. La artista había acudido al Lago Piru, en California para disfrutar de la compañía de su hijo, Josey de 4 años de edad, pero las autoridades solo encontraron al pequeño en un bote y no había rastro de ella, ante el hecho, comenzaron las búsquedas para encontrarla.

Desafortunadamente, días después, el 17 de junio, se halló el cuerpo de la artista de 33 años de edad, y se reveló que la causa de su muerte fue provocada por ahogamiento accidental; Naya perdió la vida por proteger la de su hijo.

Luego de que se confirmara su muerte, se dio a conocer que Josey quedó bajo la custodia de su padre, el actor Ryan Dorsey , exesposo de Naya.

Ha pasado un mes desde que ocurrió aquella tragedia y una fuente cercana a la familia de la fallecida estrella habló de cómo es la vida del niño ahora que vive con su papá.

“El mundo entero de Ryan es Josey. Está concentrado por completo en él e intenta descubrir cómo sobrellevar esta nueva normalidad. Josey es un chico fuerte y Naya estaría orgullosa de él”, comentó.

También mencionó que Dorsey no ha estado solo al pendiente del niño, la hermana de Naya, Nickayla, pasa tiempo con su sobrino. Para ellos ha sido importante no ocultarle nada a Josey, por lo que tratan de responderle abiertamente todas las preguntas que le surgen sobre su madre.

“Josey se las arregla bien y algunos días parece un niño normal y despreocupado. Entiende que su madre se ha ido y comprende la finalidad de la muerte”, dijo.

De acuerdo con las declaraciones de las autoridades estadounidenses, Naya Rivera se habría ahogado tras ayudar a su pequeño a ponerse a salvo en el bote, pues el menor se encontraba dormido y con el salvavidas puesto. “Creemos que Naya reunió suficiente energía para subir a su hijo al bote, pero no la suficiente para salvarse”.