Meghan y Harry no están abandonado a la familia real: experto explica qué pasará con los duques

facebook

twitter

whatsapp

Email

"Lo que ellos quieren es ser una especie de 'republiquita independiente', pero asociada con la monarquía".

Este miércoles 8 de enero, los duques de Sussex, Meghan Markle y el Príncipe Harry , anunciaron su decisión de independizarse de la familia real para concentrarse en su independencia económica, por lo que que planean dividir su tiempo entre Norte América y Reino Unido.

“Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido hacer una transición este año para construir un nuevo rol en esta institución. Nos retiramos de nuestro rol como miembros mayores de la Familia Real y trabajaremos para ser financieramente independientes mientras seguimos apoyando a su Majestad, la Reina”, dice el comunicado.

Tras la publicación de esta información, diversos medios han publicado la noticia y las teorías que surgen del verdadero significado de su decisión. Por eso, para comprender qué implica esta independencia, el periodista colombiano Arnoldo Mutis , experto en la monarquía inglesa, brindó una entrevista exclusiva a Las Estrellas para explicar en qué consiste esta separación.

Para empezar, Mutis recalca que fue una separación económica: "No se salieron de la familia. Lo que trataron de hacer es independizarse. Ellos están proponiendo una cosa totalmente novedosa en la historia de la familia real: seguir dentro de la familia, pero mantener una fundación aparte y desarrollar sus propios programas benéficos”, detalló.

Mutis explica que hace unas semanas se creó una fundación bajo la marca registrada Sussex Royal, la cual incluye un sinfín de ítems que van desde ropa hasta publicaciones como revistas, folletos e incluso asesorías y consultorías en el campo del trabajo solidario. "Lo que ellos quieren es ser una especie de 'republiquita' independiente pero asociada con la monarquía", aseguró.

Y aunque los detalles todavía no están estipulados de manera concisa, ya que los propios duques han explicado que esto todavía es una decisión en desarrollo, Mutis explica que "la idea que tienen es poder tener trabajos privados como personas privadas, pero además desarrollar su trabajo en el campo del activismo".

Y aunque esto en novedoso en la historia de la familia real, no es una novedad en otras casas reales, pues Mutis recuerda el caso de Iñaki Urdangarin, esposo de la la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey Felipe de España, quien en 2011 fue acusado por malversación de fondos públicos a través del 'Instituto Nóos', fundación benéfica de su propiedad. De igual manera, menciona el caso de la condesa Sofía de Wessex, tía política de Harry y esposa del príncipe Edward, quien tuvo una empresa de relaciones públicas y también fue acusada por la supuestas contrataciones irregulares.

Al respecto, Mutis expone cuáles podrían ser las complicaciones para los duques al crear una fundación propia: "Cuando otros (miembros de la realeza) lo han intentado eso no ha salido bien, pues es muy complicado que una familia real tan prominente trate de llevar la vida de una persona común y corriente como un ciudadano. Son antecedes que no son casos iguales, pero son dignos de tener en cuenta. Si ellos van a hacer una fundación y van a manejar dinero y recursos importantes, eso siempre es un riesgo que asumen porque ellos no van a poder controlar a sus empleados y en cualquier momento todo se puede salir de control. Ese es un riesgo".

Por otra parte, el experto asegura que al ser un suceso sin precedentes en la familia real, podría ser devastador, aunque también puede traer beneficios. Sin embargo, él considera que podría verse como una siembra de anarquía, lo que transmite la idea de que se separan y si se separan es por algo.

"El año pasado fue un año dramático para la familia real, entre otras cosas porque ellos (Meghan y Harry) causaron un gran alborto. Seguramente con algo de razón, pero pues también con un poco de exageración porque ellos no son los llamados a protagonizar la vida de la familia real, que se supone que está para servir y no para armar un show ni mostrarse como los reyes del drama", concluyó.

Otras de las causas que apuntan a la separación son el racismo al que se enfrentó Meghan tras hacer pública su relación con Harry y las críticas constantes de las que han sido víctimas.

Harry, de 35 años, es el nieto de la Reina Isabel II y sexto en la línea de sucesión al trono británico, es uno de los integrantes más distintivos y populares de la familia real y ha pasado toda su vida bajo la luz pública. Antes de casarse con el Príncipe, en una boda vista en todo el mundo en 2018, Meghan trabajaba como actriz destacando con un papel estelar en la serie Suits. La pareja tiene un bebé llamado Archie, nacido en mayo de 2019.