El día que Maradona desairó a Luis Miguel y lo dejó con una cuenta sin pagar

facebook

twitter

whatsapp

Email

Durante un concierto, el argentino se bebió 6 mil dólares que el cantante tuvo que pagar

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Antes de que Argentina se coronara frente a Inglaterra en el final de la Copa Mundial de Futbol de 1986, Luis Miguel invitó a Diego Maradona a uno de sus conciertos en Pachuca, Hidalgo. Diego aceptó gustoso.

A “el 10” lo acompañó su manager de ese entonces, Guillermo Coppola, el mismo que detalló en una entrevista para la televisora argentina TyC Sports todos los detalles de esa prometedora noche de música.

Según Coppola, él y Diego llegaron tarde a la cita, así que tuvieron que sentarse en la cuarta fila del lugar donde “la mesa de 10 costaba una fortuna, unos 10 mil dólares”, un poco sin ganas y más por compromiso. Ya ahí ambos se pidieron unas botanas y 13 botellas de champaña que se bebieron como agua.

Eran botellas de cristal rosado”, contó el exmanager. Botellas que “tenía que pagar Luis Miguel, no íbamos a pagar nosotros”, remató.

Pero Coppola no toma la deuda como una grosería, más bien explicó que el chiste no era la cuenta, sino el hecho de sentar a Diego. Y como se sintieron a gusto y la gente comenzó a reconocer a Diego, las botellas no dejaron de estar en la mesa hasta que se bebieron 13, eso sí, junto con otros comensales, pues al no poder beberse las 13, recorrieron mesas sirviendo copas.

Al final del show, Luis Miguel los llamó para saludarlos en el camerino, pero Diego se negó “¡no voy a saludarlo. Preparen la camioneta y nos vamos!”. Se fueron, aún tras la insistencia de Coppola y las botellas ya gastadas. Y sí, la cuenta la pagó El Sol.