Ver video

Galilea Montijo aclara que no ha hablado mal de Irina ante supuesta molestia de Gabriel Soto

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora de 'Hoy' bromeó con ironía sobre el acento de Irina Baeva en inglés

Si algo ha distinguido la manera de conducir de Galilea Montijo , eso sin duda es que es espontánea y directa. Pero justo esta última cualidad le ha traído uno que otro problema, pues más de una vez ha causado controversia con sus comentarios, que muchas veces la gente considera que rayan en lo irónico o la broma pesada.

Irina Baeva no se ha salvado de este rasgo de Gali, quien en una emisión del programa 'Hoy' habló sobre el nuevo acento marcado de Irina, tras haberse mudado a Nueva York para estudiar actuación y mejorar su inglés.

Y es que la semana pasada, Gali dijo: “Sabes qué me encanta, tiene como tres semanas y ya se le pegó el ‘ah.. uh...oh my God!’”, mientras conducía al lado de Paul Stanley y Arath de la Torre. Incluso este último siguió la broma y remató con que Irina había aprendido español de una manera particular: “Ella aprendió español por 'Rebelde', oía a Anahí, a Mía Colucci”, dijo.

Galilea insistió que lo de Irina es una virtud, pues cuando hablas varios idiomas, significa que eres bueno con los acentos.

Ante este episodio, Andrea Legarreta reveló que coincidió en un evento con Gabriel Soto. Sin embargo, no tuvo el gusto de hablar con él, pues la ignoró en todo momento con el pretexto de hablar por teléfono. “No lo pude ni saludar”, finalizó Andrea.

A lo que Galilea respondió: ¿No estará enojado con nosotros? Ya ves que lo que dice el Negro lo dices tú, lo digo yo, we”. Y remarcó: “ Pero no hablamos nada mal de Irina ”.

Andrea coincidió en que nunca han dicho nada malo sobre Irina ni de Gabriel. A quien matizando, y en tono serio insistió: "es muy comprometido y siempre está metido en el rollo; él es muy profesional”.

“O a lo mejor estaba tratando de entender el inglés que hablaba Irina (...) ammmm pan, pan, pan, mi pan tururuú... ¡Ves nos odia! Perdón, Soto”, remató Gali de manera juguetona para tratar de suavizar las cosas.