María Félix y Dolores del Río: así es como nació su rivalidad

facebook

twitter

whatsapp

Email

Las dos divas siempre compitieron por el gusto del público con su belleza y su talento

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Si hay una rivalidad épica entre estrellas del espectáculo mexicano, además de Lucía Méndez y Verónica Castro, esa es la que hay entre María Félix y Dolores del Río. Ambas estrellas del cine nacional despertaban pasiones encontradas y tal parece que no fueron indiferentes a esta competencia de belleza y talento.

Su temperamento y carisma eran completamente distintos, así como sus personalidades, así que el público de inmediato las colocó como antagonistas la una de la otra.

Según han contado los expertos, su rivalidad comenzó cuando el público comparó su trabajo. María filmó ‘Vértigo’, una película que contaba la historia de una mujer madura enamorada de su yerno, según la crítica éste era un guion perfecto pero para Dolores, pues coincidía más con su personalidad y edad.

Mientras tanto, Dolores del Río filmó ‘La selva de fuego’, película emblemática de Fernando de Fuentes que contaba la historia de una sensual mujer que seduce a unos trabajadores en la selva chiapaneca, papel perfecto para La Doña, según críticos.

Como era de esperarse, las películas no gustaron mucho ya que la gente comenzó a opinar sobre el trabajo forzado de ambas, pues siempre aseguraron que las elecciones de casting para dichas películas había sido un error.

Ni a Dolores ni a María les gustó la apreciación del público, la prensa y los críticos y a partir de entonces se dio el distanciamiento mediático de las dos divas, que aunque habían compartido créditos en la película ‘Reportaje’ (1953) de Emilio El Indio Fernández, jamás compartieron escena.

Y no fue hasta 1959 que Ismael Rodríguez las convenció de participar en ‘La Cucaracha’ (1959), película que les supuso limar asperezas. No sin tener algunas exigencias, pues se sabe que Dolores aceptó con la condición de que su papel tuviera mayor peso en la película, y María quiso cobrar un peso más que lo que cobró Dolores.

Parece ser que la cercanía nunca se logró completamente. Y sólo hasta la muerte de Dolores en 1983 María habló abiertamente de ella, expresando halagos y mostrando un profundo respeto por Del Río.