Roberto Palazuelos recuerda que Ernesto Zedillo Jr. se burlaba de él por no tener tanto dinero

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor confesó que antes sus amigos lo humillaban por falta de dinero

Después de la actuación, Roberto Palazuelos dedicó su tiempo al trabajo, siendo uno de los empresarios hoteleros más importantes en Tulum, Quintana Roo.

Y tras el éxito de sus proyectos personales, ahora recuerda cómo empezó su carrera en el mundo de los hoteles, pues al principio no tenía el mismo dinero que sus amigos “ricos”, quienes se burlaban de él por no tener suficiente.

Fue durante una entrevista con Yordi Rosado para YouTube que Roberto le contó al conductor una anécdota sobre su primera vez en el metro, siendo esta también la única, y que la pasaba mal por las humillaciones que recibía de sus conocidos, quienes tenían más ingresos que él. Esa fue una razón para que el actor se motivara más y así querer superarlos.

“También mis amigos muy ricos me humillaban y eso también me dio mucho punch”, dijo Roberto, a lo que Yordi respondió: “Yo pensaría que eras el que todos querían, con el que se llevaban cañón”.

Incluso, recordó la vez que Ernesto Zedillo Jr. lo trató mal, haciendo burla del que era su nuevo hotel.

“No, no, no. Inclusive de las humillaciones que sufrí más adelante, cuando empecé a ser empresario en Tulum, aproximadamente en 1997, que yo tenía mi primer hotel, el Diamante K, amigos míos muy picudos, hasta uno de ellos, el hijo de uno de los presidentes de la República, el “Ernie”, Ernesto (Zedillo Jr.), me decía: ‘A ver, pinche Palazuelos, ¿cómo está tu pinc** hotel que no tiene luz?’. Y los otros se reían”, manifestó.

Después de mucho esfuerzo y trabajo, Palazuelos pudo comprar varios terrenos en Tulum y hacer su imperio de hoteles, siendo uno de los más solicitados por los turistas.

“Ahorita esos güeyes, muchos de los que se rieron ahí, han tratado de entrar a Tulum, llegan a querer comprar un predio y no les alcanza, ¿eh? ‘Están en 10, 12 millones de dólares' (me cuentan y les digo) 'Normal, cabrón'.

“Ese tipo de humillaciones las viví mucho de adolescente también, pero también tuve amigos muy lindos que siempre me 'pichaban' todo, como Gerardo de la Madrid, que siempre me apoyó”.