@Duffy

Duffy revela dolorosos detalles de su secuestro y abuso sexual

facebook

twitter

whatsapp

Email

Hace dos meses, la cantante contó por primera vez la historia de su desaparición; ahora relata los horribles detalles

En febrero de este año la cantante británica Duffy contó a través de su instagram por qué hace una década dejó sin más el mundo de la música. Duffy reveló que hace 10 años había sufrido una agresión sexual pero dijo que aunque había pasado mucho tiempo, se daría el espacio para contar su historia bajo sus propios términos.

Ahora, a través de un extenso comunicado , cuenta los horrorosos detalles de lo que vivió encerrada por cuatro semanas a manos de su secuestrador y violador, quien se la llevó drogada del restaurante donde ella festejaba el día de su cumpleaños.

“No recuerdo haberme subido al avión y me desperté en el asiento trasero de un vehículo en marcha. Me encerraron en una habitación de hotel y el responsable regresó y me violó. Recuerdo el dolor después de que sucediera y haber tratado de mantenerme despierta”, describe la cantante de 35 años.

Pero la pesadilla fue más larga, pues su agresor no se conformó con llevársela ese día, sino que la retuvo por casi un mes, en los que ella nunca se atrevió a escapar por miedo a que él se diera cuenta y la matara.

Duffy contó que después de que la mantuvo cautiva en el hotel de un país extranjero, él la llevó a su propia casa, donde la mantuvo drogada por cuatro semanas, y que no sabe si la violaba o lo que él hacía con ella pues estaba completamente fuera de sí.

“El agresor me drogó en mi propia casa durante esas cuatro semanas, y no sé si me violó a lo largo de ese período de tiempo. Solo recuerdo recuperar la consciencia en aquel coche y mi huida, que ocurrió en los días posteriores cuando me escapé. No sé por qué no me drogó también mientras estábamos en el extranjero; me parece que me suministró alguna droga ilegal con la que no podía viajar”, detalló Duffy en su relato.

Ella también contó que mientras estaba secuestrada en su casa, uno de sus conocidos la vio en el balcón drogada y casi muerta, pero que no denunció los hechos porque no quiso interferir en la vida de la joven que en ese entonces tenía 25 años.

Dos de los detalles más escabrosos de la historia son que ella tuvo que contar su historia por un chantaje y que cuando se retiró de la música, le recomendaron no contar nada de lo que había pasado para no arruinar su carrera.

Sobre su agresor, Duffy ha sido clara en que no quiere revelar su identidad y que eso le corresponde sólo a ella y a la policía. Por lo pronto, ha dicho que la experiencia ha sido aterradora: