Filtran imágenes íntimas de Elizabeth Olsen, ¿cómo evitar que algo así te pase?

La especialista en investigación jurídica, Giovanna Ruiz Galindo, te explica los riesgos del "sexting"

logo

La actriz Elizabeth Olsen, reconocida por su personaje de "Scarlet Witch", una super heroína de Marvel, fue una víctima más de los hackers que han publicado fotos íntimas de mujeres y hombres.

Entre otros famosos que también han sido víctimas de los hackers están Jennifer Lawrence, Kristen Stewart, Drake Bell, Amanda Seyfried y Anne Hathaway.

Pero esta es una historia que hemos visto repetirse con conocidos o incluso amigos. Es algo que le puede pasar a cualquiera en estos tiempos de relaciones vía redes sociales.

Publicidad

Giovanna Ruiz Galindo, especialista en investigación jurídica, compartió con UNICABLE el por qué siempre es un riesgo el "sexting" (mandar contenido íntimo y sexual por redes sociales) y las precauciones que debes tomar para evitar que alguien atente contra tu privacidad. Esto fue lo que dijo:

Cuando compartimos una imagen en redes sociales es importante conocer los términos y condiciones y el aviso de privacidad de la red social.

La mayoría de las personas los aceptamos sin leerlos, con tal de usar la red al instante. De esa manera participamos en lo que se conoce como un contrato de adhesión. Es decir, el usuario se adhiere a los términos que estas redes sociales ponen. Se denomina adhesión porque no hay una negociación, simplemente tienes que adherirte a las normas si quieres usar la plataforma.

Publicidad

Todo lo que escribimos o compartimos en redes sociales, a menos de estar registrado o patentado, se vuelve público e incluso en algunos casos pasa a ser del dominio de la red social, como lo es en el caso de Facebook.

No es tan importante lo que se escribe a menos de que hayas hecho fuertes declaraciones sobre un tema o atacado a una persona. Las imágenes, por otro lado, ya no sólo nos pertenecen a nosotros, sino que le pertenecen a la red social y, además, si nosotros tenemos nuestro perfil en “público” cualquiera tiene acceso a las imágenes.

Eso no quiere decir que tengan derecho a explotarlas.

Todos tenemos derecho al honor, a la dignidad y a la privacidad. Si no has cometido un delito, nadie tiene derecho de atentar contra tu privacidad.

Sin embargo, no quiere decir que no haya gente que se dedica a exponer la intimidad de las personas y es por esto que, cuando se trata de fotos íntimas y de desnudos, se aconseja, simplemente, no tomárselas. Pues esta se queda en la red social por siempre y puede ser robada por alguien en cualquier momento.

Incluso al tomarte fotos con tu celular, aunque no se compartan en redes sociales, pueden estar en la nube de Google, si tienes un Android o en la de Apple, si tienes un iPhone.

Publicidad

Pero es más difícil que alguien pueda hackear una nube. De manera que si ya te las tomaste, no las compartas por redes sociales y mantenlas en una carpeta oculta de tu celular.

Al final no importa si las compartiste con alguien en quien confías, otra persona, un hacker, puede hacerse de las fotos por el simple hecho de que estén en la red social.

Si alguien hiciera públicas tus fotos íntimas, estarías en todo tu derecho de demandarlos por robo, daños y prejuicios, daño moral, violación al derecho, a la privacidad, al honor y a la dignidad. El problema es que en la mayoría de las ocasiones no se sabe quién lo hizo.

Simplemente alguien se hace de las fotos hackeando una computadora o celular y las puede vender y/o difundir.

Se puede hablar con los medios en los que se difundieron y que estos eviten que la o las imágenes sigan apareciendo ahí, pero suele pasar que una vez que la foto es robada y difundida va a ir de medio en medio y se quedará circulando de red en red.