Este no es el único caso de celebridades que han sido víctimas de hackers, entre ellas Scarlett Johansson. “Solo porque estás en la mirada pública o porque eres un actor o hacer películas no significa que no tengas derecho a tu propia privacidad. Sin importar el contexto, cuando eso se pone en peligro de alguna manera es injusto, se siente mal”, dijo Johansson, cuyas fotos privadas se hicieron públicas en el 2011.

Joel C Ryan/Joel C Ryan/Invision/AP

Scarlett Johansson se defiende de las críticas por sus papeles más polémicos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz aclaró que sus comentarios sobre los castings políticamente correctos fueron sacados de contexto

Scarlett Johansson fue criticada recientemente ya que, al ser cuestionada por la corrección política en Hollywood, despertó gran controversia por su respuesta.

“Sabes, como actor debería de poder interpretar a cualquier persona, árbol, o animal porque ese es mi trabajo y es lo que mi trabajo requiere”, dijo a la revista As If.

“Siento que es una tendencia en este negocio, y debe pasar por varias razones sociales, pero hay algunas ocasiones en las que se vuelve incómodo porque afecta el arte, y el arte debe ser libre de restricciones”, añadió.

Estos comentarios causaron revuelo en las redes, ya que recientemente la actriz tuvo que salirse de una nueva producción cinematográfica por este mismo tema.

En una nueva declaración a Variety afirmó que la entrevista fue sacada de contexto para obtener más clics.

“La pregunta que estaba respondiendo en mi conversación con el artista contemporáneo, David Salle, era sobre la confrontación entre lo políticamente correcto y el arte”, mencionó

“Personalmente siento que, en un mundo ideal, cualquier actor podría interpretar a quien sea y el arte, en cualquier forma, debería ser inmune a la corrección política. Ese era el punto que estaba haciendo, pero no se entendió así”, agregó.

Este tema ya ha puesto en problemas a Johansson anteriormente, ya que luego de seleccionada para interpretar un personaje de origen asiático en Ghost in the Shell (2017), volvió a causar descontento al aceptar un papel de un hombre transgénero, en Rub & Tug.

Aunque al principio estaba firme en su decisión de dar vida al personaje histórico de Tex Gill, finalmente dejó el proyecto por la polémica que provocó la noticia y la producción de película fue retrasada.

La estadounidense aseguró que está consciente de la falta de oportunidades en la industria para las minorías y que ella continuará apoyando y luchando por la diversidad en cualquier área.