Chris Pizzello/Chris Pizzello/Invision/AP

Taylor Swift es una de las artistas más exitosas… pero su música no le pertenece

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante compartió su frustración al enterarse que la disquera con la que lanzó su material fue comprada por Scooter Braun

Taylor Swift es una de las cantautoras más reconocidas, pero su trabajo no le pertenece, fue lo que dio a conocer en un comunicado en Tumblr.

La intérprete habló de su impotencia al enterarse de que la disquera con la que trabajó desde sus comienzos, Big Machine, fue adquirida por Scooter Braun, conocido por ser el mánager de Justin Bieber y Ariana Grande.

Su descontento, se debe a que por años trató de comprar los derechos de su música pero no se lo permitieron, y además, Braun se ha visto envuelto en escándalos mediáticos en contra de ella y ahora es el dueño de sus producciones.

“Tuve que tomar la difícil decisión de dejar atrás mi pasado, la música que escribí en el piso de mi habitación, videos que soñé y que pagué con el dinero que gané tocando en bares, clubs, arenas y estadios”, escribió.

Halsey, Cara Delevingne y otros famosos expresaron su solidaridad con Swift luego de que contara su versión, que después fue refutada por clientes y amigos de Braun.

Uno de ellos fue Justin Bieber, quien se “disculpó” por que en varias ocasiones se burló públicamente de ella, pero al mismo tiempo defendió a su mánager.

Delevingne arremetió contra el canadiense por su actitud en su Instagram, y lo criticó por no apoyar ni tratar de entender a las mujeres.

“Desearía que pasaras menos tiempo defendiéndose de los hombres y más tiempo tratando de entender a las mujeres y respetando sus reacciones válidas”, escribió la modelo en la cuenta del cantante.

Esta no es la primera ocasión en la que una artista se tiene que enfrentar a perder su libertad artística por cláusulas en su contrato, otro caso fue el de Kesha, quien luego de acusar a su productor Dr. Luke de acoso sexual en el 2014, se ha enfrentado a una larga batalla en la corte porque, legalmente, no podía producir música nueva si no era bajo los términos de él.

En ese momento, Swift donó 250 mil dólares para apoyarla, una de las pocas personas en el medio que se atrevió a hacerlo por el poder del productor en la industria, poniendo en evidencia los problemas a los que se enfrentan las mujeres en la industria aún en la actualidad.

Aunque en aquel entonces se hizo viral el hashtag #FreeKesha, ahora fue el turno de Swift, cuyos fans tomaron las redes para expresarle su apoyo con #WeStandWithTaylor.

A pesar de su frustración con la situación, seguramente continuará luchando por los derechos de sus creaciones, que la han convertido en un referente del pop de la década.