José Eduardo y Aislinn lo confirman: la familia P. Luche está basada en su vida real

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor y su hermana compartieron anécdotas de sus vidas que son idénticas a escenas del famoso programa creado por Eugenio Derbez.

El diario de los Derbez, al parecer así se llama la serie de entrevistas que José Eduardo está haciendo en su canal de Youtube, donde ya lo apadrinaron muy bien su papá, Eugenio Derbez , y su mamá, Victoria Ruffo .

Y para no perder el ritmo, el recién estrenado youtuber invitó a su hermana, Aislinn Derbez , a una plática de cuarentena donde contaron un montón de anécdotas de su niñez. Cosas como las vacaciones juntos, las desventuras de su papá con sus casas, cómo todo lo que hacían terminaba siendo una escena de la familia P. Luche y, claro, todas esas veces que se unieron para molestar a Vadhir, el hermano más pequeño de ellos tres.

“¿Has jugado ‘yo nunca nunca’?”, le preguntó José Eduardo a Aislinn, y con eso bastó para que se fueran como hilo de media con las anécdotas.

Aislinn contó que bebió mucho cuando estudiaba en Nueva York, como de los 18 a los 24 años. Incluso que una vez de tanta cruda se desmayó en la calle. Pero que a partir de que su papá le “lavó el coco”, decidió no beber para sentirse bien en las fiestas. Incluso que una vez convenció a su hermano Vadhir de ir de antro pero no beber y mejor tener una “peda psicológica”, cosa que hicieron y le pareció la mejor experiencia de su vida.

Sobre la relación que llevan ellos tres, tanto José Eduardo como Aislinn dijeron admirar mucho a Vadhir, quien hace todo bien: “canta, baila, actúa, toma fotos y hace deportes; y en todo siempre saca el primer lugar” Aunque, según ellos, tiene un problemita: la impuntualidad.

No muy lejos, aceptaron haber sido bullies con el pequeño Vadhir, a quien le tomaron fotos haciendo popó en el campo y mal aconsejaron muchas veces para conquistar a las niñas que le gustaban.

Gracias a esas anécdotas es que ahora sabemos el secreto de Eugenio para escribir tan vehementemente la familia P. Luche, pues al parecer replicó todo lo que le pasaba con sus hijos cuando estaban juntos. Incluso la escena del baño de Vadhir.

Sobre su papá, contaron que tiene una especie de maldición con las casas, pues siempre hay fallas y están en constante reparación; si no es el estudio, es el jardín o la cocina, pero siempre hay trabajadores, a quienes hasta les han terminado por preguntar su opinión en temas familiares de tanto que los ven en su casa.

Para nadie es sorpresa que este par se ama, y que ambos han sido muy cercanos y leales desde pequeños (más cuando se trata de molestar a su hermano Vadhir).