Federica Quijano y su hijo Sebastián.

Instagram @federicaquijano

Federica Quijano revela que a su hijo lo rescataron de un basurero

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante cuenta las tristes condiciones en las que estuvo Sebastián antes de ser adoptado

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde hace un par de años, Federica Quijano, la integrante de Kabah, ha hablado abiertamente de cómo fue la adopción de sus dos hijos, Sebastián y María. Pero pocas veces había contado con tanto detalle cómo es que pasó ese proceso.

Ahora, durante una entrevista con un programa de espectáculos y el reciente cumpleaños de su hija, quien ya tiene XV años, Federica relató cómo conoció a sus hijos y cómo fue el momento en que llegó al albergue donde se enamoró de la idea de ser madre.

Federica cuenta que ella prestaba sus servicios a un albergue; ahí decidió adoptar a su hija y dos años después conoció la historia de Sebastián, de quien se enamoró a primera vista.

"Yo sí vi cuando llegó Sebastián mi hijo, yo sí lo conocí, le di de comer, a diferencia de María", dijo sobre ese momento en el que su prioridad era enseñarle a su hija la importancia de ayudar a otros.

Fue entonces que la cantante, y ahora diputada, contó la desgarradora situación en la que encontraron a su hijo: “A Sebastián lo tiraron a la basura y estuvo dos, tres días en la basura, en un basurero. Lo encontraron con neumonía, rinitis, descalcificado, mordido por animales".

Sebastián estuvo 20 días en el hospital, luchando por su vida. Logró recuperarse y así llegó al albergue. "Pobrecito, nada más lo sacaban para cambiarlo... y me enamoré de Sebastián", dijo.

A pesar de que Federica tenía ya una hija adoptada y que trabajaba para el albergue, aseguró que pasó por muchas dificultades para lograr tener la segunda adopción. Así que a pesar de haber alimentado al pequeño desde los primeros días de vida, él no llegó legalmente a su casa hasta que cumplió un año.

Todo fue muy bien para Federica y su maternidad hasta que Sebastián cumplió tres años y ella comenzó a notar que su hijo tenía algunos problemas de salud. Tras varios diagnósticos supo que se enfrentaba a una circunstancia de autismo.

"En el caso de Sebastián, puede haber casos como el de él que, de un día a otro, dos tres años y tienen una vida normal y de repente empieza a tener esta falta de enfocarte, de verte a los ojos, aletea, se reía y de repente gritaba como loco, se tiraba, entonces fue de ‘algo le está pasando a mi hijo’ y empezó un viacrucis, lo más terrible que le puede pasar a un papá a una mamá", finalizó.