Ver video

Fernanda Castro habla de los fantasmas en Los Pinos: 'una niña estaba llorando'

facebook

twitter

whatsapp

Email

La hija de la ex primera dama reveló en sus historias de Instagram cómo fue su experiencia paranormal

En México y muchas partes del mundo, estamos a la vuelta de la esquina de una de las épocas más escalofriantes del año. Así que historias paranormales sobran, y ya sea en forma de fantasmas, monstruos o extraterrestres, los sustos están a la orden de la noche.

Como es de esperarse, nadie se salva. Ni siquiera en Los Pinos, o por lo menos así lo reveló Fernanda Castro , la hija de en medio de Angélica Rivera , ex primera dama de México, quien no dudó en confirmar que en la residencia presidencial hay fantasmas y asustan.

A través de una ronda de preguntas en sus Instagram stories, la joven respondió tajante a uno de sus seguidores a la pregunta: “¿Cuéntanos de alguna experiencia paranormal en Los Pinos?”. Sin dudarlo, compartió la experiencia.

“En Los Pinos, el cuarto de mi hermana Regina estaba al lado del mío. Una vez escuché que una niña estaba llorando y pensé que se había peleado con mi mamá, y cuando entré no había nadie en el cuarto. Entonces pensé que estaba llorando en el baño, y cuando entré al baño la puerta se cerró pero después se abrió y no había nadie en el baño”, relató a una velocidad acelerada, antes de que se terminaran los 15 segundos del video.

Como era de esperarse, muchos quedamos a la expectativa de que siguiera contando más sobre la anécdota, pero después de esa storie ya no contó nada más.

Fernanda habitó la residencia de Los Pinos desde finales del 2012 junto a sus hermanas, hermanastros, mamá y padrastro; los ocho en total que conformaron la última familia presidencial que habitó Los Pinos, recinto que ahora es un complejo cultural abierto al público.

Cabe mencionar que, en su momento, los Peña-Rivera habitaron la Casa Miguel Alemán, una mansión de estilo francés de 5 mil 700 metros cuadrados y tres niveles de construcción, y de la que se sabe que usaron el sótano como espacio de juegos y fiestas, y la parte superior como las habitaciones de descanso.

Fernanda, junto con toda su familia, abandonó Los Pinos en noviembre del 2018 entre críticas y mucha polémica, pues hubo quien los acusó de haber vaciado el lugar. “No dejaron ni un tenedor”, dijo un visitante de la casa a la prensa.