Instagram de @julian_f.f

Julián Figueroa cuenta por qué renta el rancho de su papá, Joan Sebastian

facebook

twitter

whatsapp

Email

Tras darse a conocer que rentar la propiedad de Cuernavaca cuesta 5 mil pesos la noche, muchos seguidores del cantante armaron polémica

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde la muerte de Joan Sebastian, Julián Figueroa, uno de sus ocho hijos, se hace cargo del rancho que el cantante tenía en Cuernavaca y que le dejó como herencia. Hace unas semanas se dio a conocer que la propiedad se renta a través de Airbnb, una app de renta de propiedades y que la noche cuesta 5 mil pesos.

Aunque la renta de la propiedad lleva meses, no fue hasta ahora que todo es más público y que se saben los detalles con los que cuenta la casa en renta dentro de la propiedad, que surgieron muchas suspicacias sobre la veracidad de la publicación en la app.

Ante las dudas, fue el mismo Julián Figueroa quien salió a declarar en una entrevista que la publicación es real.

“Es un lugar en el que yo viví un tiempo, pero por ciertas situaciones yo me fui. ahora vivo aquí (en la Ciudad de México). Creo que es una tristeza que esté ahí abandonado, finalmente mi papá tenía muchas ideas para ese lugar. Quería hacer ahí, me acuerdo, un restaurante, quería hacer un hotel y, por qué no utilizar la casa para generar un ingreso para la educación de mi hijo”, aseguró Julián.

Con estas declaraciones, Julián confirmó que por fin está aprovechando la herencia que le dejó su papá y que lo está haciendo de una manera en la que cree que él hubiera estado conforme y contento.

“Mi padre estaría orgulloso, al contrario, de ver que tanto José Manuel como yo tomemos riendas en el asunto y no dejemos que las propiedades ahí se dilapiden solas”, dijo.

El también hijo de Maribel Guardia, detalló que no ha sido fácil mantener la propiedad que le dejó su papá y que le ha costado mucho mantener el compromiso y la responsabilidad de sacar adelante la propiedad como un proyecto de largo plazo que por lo pronto no piensa vender, pues es muy valioso para su corazón.