Jacky Bracamontes admite que ha sufrido de incontinencia urinaria, tras cuatro embarazos

facebook

twitter

whatsapp

Email

En ‘Netas Divinas’ la presentadora se sinceró y contó lo que le ha sucedido cuando hace esfuerzos al jugar con sus hijas: “poquito, pero sí”

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Tras varios meses de ausencia, Jacky Bracamontes regresó a ’Netas Divinas’ donde viajó en el tiempo y llegó hasta la década de los 80’s para defender que esta ha sido una de las mejores.

En el programa apareció caracterizada con el look de aquella época y se divirtió bromeando y bailando junto a sus compañeras, Daniela Magun, Natalia Téllez y Paola Rojas, pero la diversión se "terminó" y la cosa se puso seria cuando comenzaron a hablar de la incontinencia urinaria.

En la última sección del programa estuvo como invitada la Dra. Karen Carrillo, especialista en medicina estética y antienvejecimiento, quien llevó una silla que ayuda a que los músculos del piso pélvico se reparen y el paciente pueda retener mejor.

Jacky se sinceró y confesó que, tras cuatro embarazos, dos de ellos múltiples, ha tenido pérdida involuntaria de la orina y que le ha llegado a suceder cuando está jugando con sus cinco hijas en el brincolín.

La experta estaba explicando las maravillas del procedimiento que ofrece y Jacky no dudó en levantar la mano y decir que lo necesita.

“Es una máquina que viene a revolucionar el mundo entero y sobre todo a las mujeres, es muy común que con la edad, con los partos, con las mujeres que tienen muchos hijos, la menopausia empiezan a tener incontinencia urinaria, es decir, perdida involuntaria de la orina. Puede ser por esfuerzo o puede ser por urgencia, puede ser que hasta bailando, estornudado o tosiendo”, dijo la Dra. Karen.

La exreina de belleza interrumpió y dijo: “brincando en el brincolín con mis hijas me ha pasado. O sea, poquito pero sí”.

Las conductoras se sentaron en aquella silla e incluso su invitada, Mariana Garza, y todas aseguraron que sintieron algunos toques con diferentes intensidades.

“El tratamiento ideal es de seis sesiones, una sesión cada dos días. La ventaja de este equipo es que es un tratamiento indoloro, sin tiempo de recuperación porque el paciente llega a la clínica, se sienta con todo y su ropita por 30 minutos y sale de su terapia (…) El 95 por ciento de los pacientes, en estudios clínicos, han demostrado su efectividad”, comentó la especialista.