Caso YosStop: una muestra de que nadie que haga acoso virtual es intocable

facebook

twitter

whatsapp

Email

La detención de la youtuber por el caso de Ainara demuestra que difundir imágenes de contenido íntimo sin consentimiento tiene consecuencias

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Tras la detención de Yoseline ‘N’ este martes 29 de junio, muchas preguntas quedan en el aire. Sobre todo las que apunta a lo agridulce del caso, pues mientras ella está enfrentando las consecuencias de haber conservado y compartido el video de un abuso, además de burlarse y ejercer acoso selectivo, los responsables del abuso a Ainara Suárez no han sido detenidos.

La colectiva Marea Verde plantea muy bien la pregunta sobre los hechos: "La detención de YosStop nos da para mucho análisis. Cualquier persona que reproduce y difunde el video y/o gana dinero de la violación de una mujer debe pagar las consecuencias, pero... ¿Y los que violaron a Ainara? ¿Por qué a ellos no los han agarrado?".

Vale la pena echar un vistazo rápido al caso. En mayo de 2018, Ainara Suárez, de entonces 16 años, decidió ir a una fiesta. Lamentablemente, Ainara fue abusada en esa fiesta y el acto fue grabado por sus agresores. El material en cuestión llegó a manos de Yoseline, quien a su vez hizo un video al respecto burlándose de Ainara, revictimizándola, culpándola del abuso y alentando a su acoso.

La agresión que sufrió Ainara se volvió viral y los ataques a su persona se relacionaron rápidamente con el video que Yoseline hizo en su canal de Youtube, YosStop. Para entonces, lo peor del caso fue que la misma Ainara aseguraba que, de no existir el video, ella jamás habría sabido lo que le pasó.

Yo no tenía idea de lo que había pasado, si el video no existiera, jamás me habría dado cuenta. No me acuerdo, no tengo memoria de que haya pasado (...) Me lo mandó un niño que era mi amigo y me preguntó: ‘qué pasó’. Y cuando me di cuenta fue horrible, sí fue como si me hubieran soltado otro golpe”, declaró Ainara a un programa de espectáculos.

Por desgracia, en el video que Yosstop tituló como ‘Patética generación’, y que ya no está en Youtube, quedó registrado el hecho y la declaración donde Yos afirmó tener guardado el archivo con las imágenes de lo que vivió Ainara.

A partir de ese hecho es que en marzo de este año se hizo oficial la denuncia de Ainara contra la youtuber, acusándola de posesión y difusión de material audiovisual calificado como “pornografía infantil”, además de la denuncia a otros cuatro hombres acusados de haber cometido el acto.

Yoseline se defendió de las acusaciones y respondió que la estaban queriendo involucrar en un delito que no cometió, además de que confiaba en el sentido común y que esperaba que todo se arreglara.

Los meses pasaron y fue hasta este martes 29 de junio que se dio la detención de Yoseline ‘N’, quien fue trasladada al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla para cumplir con su proceso de prisión preventiva.

El caso de esta influencer, que tiene plataformas con más de 8 millones de seguidores, ha puesto sobre la mesa varios problemas sobre la violencia de género y la impartición de justicia. Y es que así como por un lado se aplaude la respuesta de las autoridades ante la denuncia de distribución del video y se hace evidente que la fama no te libra de la justicia, por otro lado queda la duda de si los procesos acusatorios son igual de rápidos y efectivos en todos los casos, sobre todo cuando los acusados son hombres. Esto porque para el caso resalta que Yoseline es famosa y sobre los implicados en el abuso no se sabe si ya fueron detenidos o siguen libres.

Pero más allá de la controversia sobre el castigo que se espera que tengan los agresores sexuales de Ainara, queda en evidencia que difundir imágenes íntimas de terceras personas sin su permiso es un delito sin excusa y, sobre todo, que nadie es intocable.

Ahora, Yoseline ‘N’ enfrenta la posibilidad de que le impongan una pena que va de 7 a 14 años de prisión en caso de que no se llegue a un acuerdo que evite el juicio.