Lyn May niega que Carmen Salinas haya pagado por sus 'arreglos' en la cara

facebook

twitter

whatsapp

Email

La vedette responde a los rumores de que doña Carmelita desembolsó 80 mil pesos para ayudarla

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde los inicios de su carrera en la década de los 70, Lyn May se coló entre las vedettes más codiciadas por su gran talento para el baile y por su físico muy particular. El rostro de May fue, es y será un sello característico no sólo de su carrera sino de toda una época en el cine y el espectáculo.

En distintas entrevistas, la vedette ha revelado que con el afán de verse joven siempre, llegó a someterse a procedimientos estéticos no seguros que pusieron en peligro su vida y deformaron su cara. Así pues, desde hace años ella lidia con los estragos de malas cirugías y de falsos profesionales que la han hecho pasar momentos muy duros.

Uno de los golpes más duros para Lyn fue enfrentar los estragos de unas inyecciones en la cara con compuestos tóxicos que le inflamaron las mejillas, los pómulos y los labios de manera desproporcionada.

Ante esta situación y todo lo que la bailarina acapulqueña de ascendencia china ha tenido que pasar, en los últimos días se corrió un chisme de que Carmen Salinas, quien fuera su gran amiga durante años, le había pagado algunas operaciones para eliminar los tóxicos y componer su rostro.

Entre dimes y diretes, y a propósito de que Carmen opinó sobre el presunto embarazo de Lyn, esta última aprovechó para desmentir que Carmen le haya pagado nada.

“Yo no sabía eso, ella lo dice y con mucho respeto, te lo digo, hacia ella. Yo no sabía que ella me había apoyado con dinero porque yo nunca he necesitado dinero y nunca le he pedido dinero a nadie porque yo tengo mi dinero, tengo para vivir, yo tengo todo, no necesito que ella ni nadie me apoye”, dijo May a un programa de televisión.

A pesar del distanciamiento entre las dos famosas, Lyn aseguró que ella jamás hablaría mal de Carmen porque tuvieron muchos años de amistad.

Yo quiero mucho a Carmen Salinas porque he trabajado mucho con ella y nunca le he recibido un peso, ni le he pedido un peso porque yo tengo mi dinero, no me falta nada, tengo mis casas en Cancún, mi madre tiene todo y no me falta ni un peso (...) Si ella quiso regalarle a un doctor dinero para que me operara, eso sí yo no lo sé”, finalizó.