Yolanda Andrade le pide perdón a Lorena Meritano por sus adicciones cuando eran novias

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora además le agradeció a la actriz la paciencia y el amor que le mostró durante toda su relación

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En 2019, en un programa de Montse y Joe, Yolanda Andrade reveló que Lorena Meritano y ella tuvieron una relación sentimental. Hablaron un poco del tema y Montserrat Oliver le confesó saber de ella antes de conocerla por las historias que Yolanda le contó.

Tras la revelación, Yolanda aclaró que Lorena y ella habían pasado grandes momentos juntos y que el amor seguía ahí, pues conservan una gran amistad.

Ahora, tras varios años de la confesión, Lorena y Yolanda hablaron abiertamente de su romance durante una transmisión en vivo en redes sociales. Ahí, Joe no tuvo reparo en confesar cómo es que Meritano la cautivó con su belleza: “Yo te vi y dije ‘¡wow!... ¡se me apareció la virgen!”.

Meritano respondió en tono de broma: “No tan virgen, pero bueno, era una chica que había vivido mucho, pero también, ¿sabes qué es lindo de nosotras las pueblerinas?, que vos también tienes eso, ese lugarcito que nos seguimos sorprendiendo y hasta el día de hoy”.

Tras contar cómo fue el flechazo, Joe aprovechó para saldar una cuenta pendiente y así le pidió perdón a Lorena por no haber sido la mejor pareja en este momento, además le agradeció por quererla y tenerle mucha paciencia.

“Hermosa que eres por fuera, por dentro, eres una gran mujer, gran amiga, vivimos una época, o sea, tú me conociste en un momento también terrible, yo era una cosa. Y me tuviste mucha paciencia también, mucho amor”, comenzó.

Y siguió, “aprovecho para pedirte una disculpa en aquel momento de… si por mi enfermedad hice alguna cosa que… porque lo hice, que no estuvo correcta, te pido perdón y me disculpo. En privado vamos a hacer otra cosa, pero públicamente quiero disculparme por ese detalle”.

Ambas dijeron estar bien y Lorena afirmó estar tranquila con lo que vivieron y sobre todo de poder hablar de eso sin tapujos. “El problema del que no está preparado para la verdad, no es problema mío que soy honesta, es problema del otro o de la otra persona que lo tendrá que resolver él o ella”, dijo.

Y terminó: “Nosotras hemos sido profundamente honestas y yo celebro cada día más la honestidad y la congruencia, y el que no le guste la verdad que mire para otro lado o que no mire, o que mire y que juzgue y no pasa nada que Dios los bendiga, yo duermo con la conciencia tranquila”.