Adele

Televisa.com

Adele confiesa que le daba miedo volver a enamorarse después del divorcio

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante vivió una dolorosa separación de Simon Konecki y se resistía a conocer personas por miedo a que la traicionaran

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Adele está de vuelta con un disco nuevo que asegura condensa lo más profundo de su divorcio y cómo se recuperó después de ese tropiezo amoroso. Ella misma ha dicho más de una vez que la separación de Simon Konecki, padre de su hijo Angelo, fue muy dolorosa.

Y es precisamente por el dolor que le causó su divorcio que Adele tuvo miedo de enamorarse por un largo tiempo y hasta evitó conocer personas por miedo a que, si se enredaba románticamente con alguien, este la traicionara.

En una entrevista para la versión británica de la revista Rolling Stone, Adele se animó a contar cómo ha sido para ella este regreso a la música y lo que tuvo que pasar personalmente para llegar a este punto de la fama.

Sobre su divorcio, aseguró que se sintió aterrada de haber perdido una relación tan importante para ella, además de que por mucho tiempo sintió temor de que alguien pudiera enterarse de sus intimidades y ventilarlas a los medios o sacar algún provecho.

Pero afortunadamente nadie cercano reveló pista alguna de lo que estaba pasando en la vida de la cantante y ella pudo estar tranquila en todo este proceso, hasta la llegada de su más reciente material musical.

“La verdad es que yo he tenido mucha suerte de que nadie haya vendido ninguna historia sobre mí. Sentía que esa posibilidad era muy real y me limitó mucho", reveló.

Por lo pronto, después de la tormenta llegó la calma y ahora disfruta de una relación estable y tranquila con Rich Paul, un agente deportista, especializado en baloncesto, muy conocido.

"Estamos muy felices. Y nadie puede decir que a mí se me arrastró a la cancha de baloncesto, porque ese es precisamente su terreno de trabajo. Fue más bien como: '¡Vamos al partido!", finalizó.