Foto: Larry Busacca/Getty Images

Kim Kardashian confiesa por qué no le gustó estar embarazada

facebook

twitter

whatsapp

Email

La socialité tiene cuatro hijos, pero los dos menores nacieron vía gestación subrogada.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Kim Kardashian confesó que no le gustó estar embarazada cuando estaba esperando a North y a Saint, sus hijos mayores. Este proceso tuvo repercusiones físicas y emocionales para la socialité de 40 años de edad.

“No fui una buena embarazada. No era una embarazada linda. No me gustó. Lo odié, odié como me sentía, como me veía”, confesó en We Are Supported By, podcast de Kristen Bell y Monica Padman.

“Estaba acostumbrada a ver a mi mamá y a mi hermana embarazadas, viéndose tan lindas y teniendo esos nacimientos tan fáciles. La vida era genial y se recuperaron de inmediato”, agregó Kim, en referencia a Kris Jenner y a Kourtney Kardashian.

El body shaming durante el embarazo de Kim Kardashian

Kim Kardashian también reveló que la cobertura mediática sobre su embarazo la afectó mucho, ya que la comparaban con Kate Middleton. “Mató mi autoestima. No puedo creer que esto era aceptable”, sostuvo la empresaria.

“Me quedaba en casa a llorar todo el día”, reveló Kim Kardashian con respecto a cuando estuvo embarazada de su primogénita North West (2013). “No teníamos un gimnasio ni nada y me sentía muy avergonzada de ir a uno porque no quería que la gente me viera tratando de perder peso”, confesó Kim, quien subió el equivalente a más de 30 kilos en su primer embarazo.

“Me iba al garage de mi mamá cuando estábamos como a 115 grados en Calabasas (46°C) en el verano. Tenía a mi hija en una carriola y ahí la dejaba mientras yo me ejercitaba o trataba de hacer lo que pudiera para lograrlo”, confesó sobre su pérdida de peso.

Complicaciones de salud en el embarazo

Kim Kardashian sufrió de preeclampsia mientras estuvo embrazada de North y Saint (2015), padecimiento que tiene como síntomas hinchazón, presión alta y dolores de cabeza. “Tuve que tener a mi hija de emergencia, seis semanas antes; y tuve una condición llamada placenta previa con los dos bebés”, indicó.

Los doctores le advirtieron a la ex de Kanye West que si se volvía a embarazar podría haber consecuencias de salud tanto para ella como para el bebé, por lo que acudió a la maternidad subrogada para tener a sus hijos Chicago (2018) y Psalm (2019).