Frazer Harrison/Getty Images

Kim Kardashian elige diseño mexicano inspirado en la inquisición para visitar el Vaticano

facebook

twitter

whatsapp

Email

La estrella de reality show levantó polémica con un vestido que rompe con todas los códigos de vestimenta para tal ocasión

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La extravagante vida de Kim Kardashian siempre la termina llevando a protagonizar escenas de locura. Ejemplo de eso, es su más reciente viaje a Europa en el cual viajó en compañía de nadie menos que Kate Moss y su hija Lila Grace.

El trío visitó la ciudad del Vaticano y por si la mancuerna entre la popular celebridad de reality show y la polémica exestrella del modelaje no fuese suficiente para llamar la atención en el hogar del Papa, la hermana mayor de Kylie Jenner despertó polémica con su elección de vestuario.

La ex de Kanye West eligió nada menos que un diseño mexicano de la firma Barragán. Se trata de un vestido blanco de encaje, confeccionado con cut outs, o cortes a los lados, que dejaban ver su vientre y el inicio de sus caderas.

La polémica no se desataría por qué tan ajustado llevó el vestido la socialité, o incluso el hecho de que usó un vestido sin hombros, algo que rompe por completo los códigos de vestimenta de acuerdo a la institución católica; la elección de Kim causó revuelo debido al trasfondo de su diseño.

La pieza que usó la Kardashian es parte de la colección de otoño 2020 "Brujería" del mexicano Víctor Barragán, y es una pieza basada en la Inquisisión mexicana y la persecución de brujas y brujos, creencias que fueron castigadas por la Iglesia Católica.

En el diseño de la pasarela oficial, el vestido se usaría sin nada por debajo, dejando ver la parte inferior del busto y luciendo una especie de cruz gracias a los cortes laterales que se hacen en la zona del vientre.

En entrevista con Vogue México, Víctor Barragán habló de su colección "BRUJERÍA", señalando que "trata sobre la sexualidad como poder y protección de la dominación patriarcal generalizada, como se usó en la brujería en el siglo XVI, que aún puede resonar hoy. Hay una sensación de empoderamiento femenino en toda la colección, mezclada con el encanto nocturno".