still de película Carrie

De ‘La familia P. Luche’ a ‘Californication’: así se ha visto el periodo en la tele

facebook

twitter

whatsapp

Email

La menstruación es tratada como un evento traumático, vergonzoso, estresante, ofensivo, cómico o completamente catastrófico.


“Cuando comencé este proyecto de investigación, tenía el prejuicio de que la menstruación se encontraba mayormente ausente en el cine y en la televisión. Para mi sorpresa encontré muchas representaciones, aunque la mayoría son negativas", sentencia la Dra. Lauren Rosewarne, autora australiana de ' P e riods in Pop Culture: Menstruation in Film and Television' , libro que explora cómo se refleja el tema del periodo femenino en medios audiovisuales como el cine y la televisión.

Interesada siempre en la intersección que tienen los medios de comunicación en temas de género, sexualidad y política, esta académica se dio cuenta de que cuando la menstruación que es retratada en el cine o en la televisión tiende a esconderse y es utilizada como una herramienta para “darle un tono cómico” o por el contrario, suele ser retratada como algo dramático y generalmente negativo para la mujer al estigmatizar síntomas como el mal humor, la irritabilidad o la consecuencia inevitable de un embarazo fallido.

En su artículo ‘Period Drama: How Hollywood Misrepresents Menstruation’, para la revista australiana ‘Trebuchet’, la autora retrata cómo la menstruación continúa siendo malentendida y representada de manera errónea en producciones audiovisuales, llámense películas o series de televisión. "La regularidad, normalidad y naturalidad de la menstruación en la vida real raramente es retratada en la pantalla. En cambio, es tratada como un evento traumático, vergonzoso, estresante, ofensivo, cómico o completamente catastrófico. Hay una cantidad significativa de representaciones audiovisuales donde la menstruación es considerada malvada, asquerosa y básicamente la raíz de todos los males femeninos”.

Rosewarne aclara, que aunque para realizar su investigación tomó en cuenta algunas películas en lengua extranjera, su investigación está enfocada en el contenido estadounidense; de habla inglesa.

En su análisis se toma como ejemplo la película Carrie, de 1976, basada en la novela homónima del escritor estadounidense Stephen King, probablemente, una de las películas más traumáticas del cine de terror, en su vertiente Psycho. ‘Carrie’, una adolescente introvertida, es acosada hasta el punto de la violencia por el resto de sus compañeras de clase, quienes buscan mofarse de ella a la menor provocación.

De hecho, una escena de la película, retrata la llegada del periodo de ‘Carrie’ después de una clase de Educación física. ‘Carrie’ está tomando un baño cuando se percata de la sangre que comienza a caer por sus piernas y pide ayuda a sus compañeras, pues no sabe qué es lo que le pasa. Estas, lejos de ayudarla, la acorralan en las regaderas de la escuela, para arrojarle tampones y toallas femeninas.

En la escena, también aparece la ‘Sra. Snell’, una especie de ‘Pepe Grillo’ que ayuda y protege a su alumna del acoso de sus pares. Ese mismo día, más tarde, llama por teléfono a Margaret, la madre de la joven abusada, quien es una fanática religiosa, para contarle lo sucedido.

Ella, al enterarse reprime a su hija diciéndole que la menstruación es un signo de pecado sexual que ha cometido, y que como consecuencia, ha menstruado. Carrie le recrimina el no haberle explicado nunca qué era la menstruación y Margaret la castiga forzándola a entrar a un armario para obligarla a rezar y pedir perdón por sus pecados.
Por otra parte, Rosewarne, en su libro, también habla de cómo se representa este suceso en los padres, y pone como ejemplo un capítulo de la serie animada Family Guy. Peter, el patriarca de la familia, al enterarse del primer periodo de su hija Meg, sale despavorido de su casa a media noche y grita: ‘¡Oigan todos!, Meg acaba de tener su primer periodo… solo quiero decir que estoy orgulloso de ella. Ya es una mujer, ¡hurra!

Aunque esta escena podría interpretarse como una genuina reacción de apoyo por parte de Peter, el personaje animado, Rosewarne comenta que solo es una demostración de la ignorancia que los hombres tienen sobre el tema, pues Peter no piensa cómo sus acciones pueden afectar a su hija, que podría sentirse avergonzada al ver cómo su padre la expone en el vecindario y hace del dominio público lo que le sucede.

En México, existe un episodio similar en el programa de comedia ‘La Familia P. Luche’ creada por el actor, productor y director Eugenio Derbez. El episodio se titula “El primer periodo de Bibi”, el cual en un tono cómico y absurdo retrata la reacción de toda la familia y cómo responden a este evento en la vida de la adolescente.

Mientras que la madre ‘Federica’, interpretada por la actriz y conductora Consuelo Duval, tendría que tomar una postura comprensiva y empática como suele representarse en otros ejemplos audiovisuales, al igual que su esposo ‘Ludovico’, el personaje de Derbez, ambos adoptan una actitud protagónica y deciden hacer una fiesta sorpresa para ‘Bibi’ con muchísimos invitados.

“Bibi, intégrate. Agradece, en vez de renegar”, son las palabras que ‘Federica’ le dice a su hija cuando ella le hace saber que no quiere una fiesta.

El episodio transcurre con el foco hacia los emocionados de los padres que no dudan en, además de organizar la fiesta, poner un anuncio en el periódico, hablar a los canales más importantes de televisión y pedir que su hija sea felicitada.

Otro programa nacional también aborda el tema de cómo reaccionan las familias a este evento en la vida de sus hijas adolescentes. En el capítulo de ‘Como dice el dicho’, 'La Primera Menstruación de Manuela' , se aborda la vida de Manuela, una niña de 10 años que vive con su padre, y experimenta por primera vez la llegada de la regla.

“Nuestra producción sí toca el tema de la menstruación en un solo capítulo que puede prestarse para que, de una u otra manera, poderle mostrar al televidente, llámese mamá, hija, hija menor que no menstrua, hija que acaba de menstruar cuál es la posible reacción en familia de este asunto”, explica Emmanuel Duprez , productor de la emisión.

Sin embargo, no todas las producciones audiovisuales muestran que los padres pierden la cordura con la primera menstruación de su hija. Rosewarne, en su libro, muestra que un buen ejemplo de cómo un padre debería actuar frente al arribo de la regla de su hija se retrata en un capítulo de la primera temporada de la serie de Showtime, ‘Californication’.

En este, ‘Becca’, la hija adolescente de ‘Hank’, tiene su primer periodo y su padre la lleva a una tienda de conveniencia en una gasolinera a comprar tampones. Al entrar, ‘Hank’ le pide una disculpa a su hija por su falta de preparación: “Lo siento mucho, cariño. Debí de haber estado preparado para esta importante ocasión en la vida de una señorita”.

‘Hank’ dijo las palabras adecuadas. Sin embargo, tan pronto como Becca responde: “Tranquilo, no es como que me vaya a morir o algo. Tan solo es mi periodo”, ‘Hank’ rápidamente la calla para que el resto de los clientes no escuchen.

Rosewarne deja muy en claro que aunque no está de acuerdo con las respuestas de este tipo de padres, ambos fueron retratados tratando de hacer lo mejor, ya que no hay una experiencia comparable en la vida de un hombre. Y, cabalmente, por esta razón puede ser tan difícil para ellos.

Estos tres ejemplos retratan, posiblemente sin quererlo, la incomodidad que representa para la familia tener a una joven integrante que comienza a presentar señales que muestran la maduración de su sistema reproductor. Así de crudo, así de real.

Pero no solo es la ficción que representa la menstruación como algo humorístico o asqueroso, también la publicidad ha formado parte esencial de la manera en que niñas, adolescentes, jóvenes y adultas la perciben.

Hasta 2017, en México, la empresa ‘Saba’ fue la primera en mostrar sangre roja en un comercial. Antes de esto, la sangre que se dramatizaba en sus comerciales era un líquido de color azul.

Una nota informativa del diario español ‘La Vanguardia’ sobre el suceso en octubre del mismo año, explicó que según con los responsables de la campaña, la empresa sueca ‘SCA’ dueña de ‘Saba’ en México y ‘Nosotras’ en Sudamérica, el 74% de las mujeres que participaron en el proyecto estaban de acuerdo en que querían ver representaciones más reales de la menstruación en publicidad.

“Mostramos situaciones reales de nuestro día a día, mostramos sangre y le enseñamos al mundo que la única manera de acabar con el estigma es haciendo visible lo invisible”.

Pese a no estar involucrada, actualmente, en el tema, pues está realizando investigaciones en otros temas, Rosewarne asevera no estar segura que el periodo, algún día, deje de ser silenciado: “El hecho de que involucren genitales y el funcionamiento de las partes íntimas significa que mucha gente querrá seguir manteniéndolos privados y escondidos”.

"Una manera de hacerlo podría ser mostrando la menstruación como una función biológica normal y no como una que está directamente relacionada al suicidio, la vergüenza, asco o intento fallido de embarazo", concluye Rosewarne con un mensaje a los medios de comunicación para hacer "un mejor trabajo a la hora de reflejar nuestra vida a nosotros mismos".