Televisa

Toallas, tampones, copas o calzones menstruales: guía para elegir la mejor opción

facebook

twitter

whatsapp

Email

Con la ayuda de expertos en medio ambiente, ginecología y economía analizamos los diferentes productos de gestión menstrual


Desde la creación de las primeras versiones de toallas desechables a finales del siglo XIX , y, en particular, durante la primera mitad del siglo XX, el mercado de productos de higiene menstrual evolucionó rápidamente y estuvo marcado por la competencia y búsqueda del producto comercial capaz de quedarse con un grupo consumidor muy deseado: las mujeres en edad menstrual. Era (y es) un negocio redondo: una mujer necesitará, en promedio, productos recolectores de su menstruación durante 2,607 días de su vida, el equivalente a 7 años.

Según el Instituto Global de Sustentabilidad, las toallas sanitarias son usadas por 100 millones de mujeres en el mundo, y los tampones por un número similar, lo que arroja una cifra aproximada de 11,000 toallas desechables o tampones usados por una mujer a lo largo de su vida.

El artículo Inserting informed choice into global menstrual product use and provision , publicado en agosto de 2019 en la revista especializada en salud pública The Lancet Public Health , menciona la importancia de promover y apoyar decisiones informadas, ya que mucha gente no ha estado expuesta al amplio rango de productos que existen como alternativas para la higiene menstrual.

En Menstrual cup use, leakage, acceptability, safety, and availability: a systematic review and meta-analisis , publicado en julio en la misma revista especializada, se abordan extensamente las bondades de la copa menstrual como una de las mejores alternativas disponibles, y resaltan la falta de información que existe: “sólo el 30% de las páginas web dedicadas a proveer materiales educativos sobre la menarquia incluían información sobre las copas menstruales”.

Tomar una decisión informada de compra de productos no sólo es un tema de preferencias y conveniencias, también lo es de toma de conciencia del proceso menstrual y del propio cuerpo, así como un tema fuertemente vinculado con impacto ambiental. La Dra. Cecilia Mejía, ginecóloga con subespecialidad en Biología Reproductiva, opina: “Vale la pena que tanto mujeres que empiezan con la menstruación y mujeres ya en la adultez, así como mamás y papás que toman decisiones de compra de productos para higiene menstrual de sus hijas, sepan cuánto contaminan los diferentes dispositivos. Es un tema que nuestros padres nunca tomaron en cuenta. Pero las nuevas generaciones tienen más opciones para elegir entre productos seguros, y el criterio de la no contaminación puede ser tomado en cuenta en su decisión”.

Si vas a usar 11,000 veces un mismo producto y si tendrás menstruación durante más de 2000 días en tu vida, hay que elegir muy bien, ¿cierto? Y aunque por décadas las opciones comerciales estuvieron reducidas a toallas y tampones desechables, ahora existe una oferta enorme de productos que toman en consideración no dañar al medio ambiente y además, a la larga, pueden resultar más económicos que los productos convencionales.

Toallas sanitarias desechables
Pros
· Son muy accesibles, las encontramos en cualquier súper o tiendita.
· Ofrecen muchas opciones: para poca absorción, mucha absorción, para el día, para la noche.
· Aunque mucho se habla de los químicos usados para blanquear el algodón de las toallas sanitarias comerciales y sus posibles repercusiones, la Food and Drug Administration , por sus siglas FDA, y organismos de seguridad y salud de todo el mundo, siguen aprobando su uso.



Contras
· Se calcula que la parte plástica de las toallas sanitarias y las bolsitas plásticas en las que están empacadas tardan de 500 a 800 años en degradarse. Según cifras publicadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente) , una mujer que use toallas sanitarias desechables genera 60 kilogramos de residuos de este artículo durante su vida. Multiplicado por todas las mujeres que las usan, se llega a 100,000 toneladas de desechos por año.
· Para la psicóloga, sexóloga, activista menstrual y directora de Flores Rojas Alternativas Menstruales , Andrea Maza, las toallas sanitarias desechables no son la mejor opción: “Pensemos que a veces usamos ropa interior que no es de algodón, encima traemos una toalla plástica con aromas y luego unos jeans ajustados, no hay nada en ese ‘combo’ que deje respirar a la vulva”.
· Aunque tengan la aprobación de la FDA, siempre queda una duda razonable. La organización Women´s Voices for the Earth , después de realizar un examen a una marca comercial de toallas, encontraron que contenía algunos químicos cancerígenos , tóxico-reproductivos e irritantes.
· No son la opción más económica del mercado. Podrías gastar más de 30,000 pesos a lo largo de tu vida sólo en toallas sanitarias.



Tampones
Pros
· Absorben muy bien la sangre.
· Permiten hacer muchísimas actividades.
· Son fáciles de conseguir.
· Son pequeños y fáciles de llevar a cualquier sitio.




Contras
· Algunas marcas comerciales usan rayón como materia prima principal, pero este material desprende más fibras que el algodón.
· El tabú que les rodea. “Algunas mamás temen que pueda afectar el himen o que aumente los riesgos de infección. No es así.”, afirma la Dra. Cecilia Mejía.
· Para algunas adolescentes no son fáciles de poner. En opinión de la Dra. Mejía, “las adolescentes que se conocen poco y no han iniciado vida sexual encuentran más complicado insertarlos. Los prefieren las pacientes que ya han iniciado vida sexual y no temen introducir cosas hacia la vagina”.
· Aunque el tampón tarda seis meses en degradarse, no sucede lo mismo con el empaque plástico que lo contiene. Sólo son benévolos con el medio ambiente los productos comerciales empacados en papel o sin empaque individual.
· Tampoco están entre las opciones más económicas, hay que recordar que tanto toallas sanitarias desechables y tampones llevan el famoso “impuesto rosa”. Gastarías a lo largo de tu vida aproximadamente lo mismo que con las toallas sanitarias: 30,000 pesos ó más.




Copa menstrual
Pros
· No contaminan. Son una de las opciones más nobles para nuestro planeta.
· Tienen una vida útil de 5 a 10 años, “siempre que sea una copa certificada y de buena calidad. Es importante subrayar esto, porque ahora se están comercializando muchas copas chinas y no es buena idea usarlas porque no están hechas de un material de grado médico y no se sabe qué consecuencias puedan causar. Las que están hechas de material hipoalergénico no causan ningún tipo de irritación”, comenta Andrea Maza.
· Son económicas. Una copa menstrual certificada cuesta entre 500 y 800 pesos, esto equivale, tomando en cuenta su vida útil, un costo mensual de 4 hasta 12 pesos.
· No necesitas más de una. “Se pueden tener dos cuando regularmente tienes un ciclo muy ligero y de vez en cuando tienes un ciclo muy pesado, o cuando quieres una copa más firme porque harás actividad física; puedes combinar el uso de copas pero se puede estar bien con una sola copa si eliges la adecuada para ti. Es muy fácil, aún si has usado toallas toda tu vida, pasar a la copa, sólo necesitas empezar por una buena asesoría”, afirma la activista menstrual Andrea Maza.
· Puedes usarla, dependiendo de la cantidad de flujo, hasta por 10 horas.
· Si optas por ella al inicio de tu vida menstrual, gastarás en toda tu vida menos de 4000 pesos.
· Cambian el vínculo con el propio cuerpo y menstruación. “Usar la copa tiene un pro encantador que es poder conocer el cuerpo porque implica una exploración. Muchísimas mujeres no estamos acostumbradas a que se nos hable de la vulva, del cérvix, de la vagina, del canal, de nada, no tenemos idea”, afirma Andrea Maza y agrega: “Es algo de lo que culturalmente nos mantienen alejadas: ‘no puedes hablar de tu cuerpo’, ‘no puedes hablar de menstruación’, ‘es un tema sucio, tabú’. La copa te hace darte cuenta de que no es sucio, es tu cuerpo”.







Contras
· No cualquier copa le viene bien a todas las mujeres y comprarla sin la asesoría adecuada puede llevarte a una copa que no te funcione. “Hay muchas tallas, muchas marcas y firmezas. Esto tiene que ver con características del flujo, si ha habido partos, la cantidad de actividad física que realizas y una parte muy importante, también, es la altura del cérvix. Es importante saber que nuestro canal vaginal tiene cierta altura durante la menstruación y las copas también se eligen con base en eso”. Sin embargo, esto se resuelve con una buena asesoría.
· Requiere cuidados, aunque pocos. “Se recomienda esterilizarla un día antes de usarla: en un posillo pones agua a hervir y cuando esté hirviendo pones la copa de 3 a 5 minutos y la sacas y dejas enfriar. Luego la guardas en una bolsa de tela de algodón. Este punto es importante, no se debe guardar en plástico o zip-loc, porque la copa necesita ‘respirar’”. También existen en el mercado esterilizadores de copas portátiles y económicos.

Toallas sanitarias orgánicas y reusables
Pros
· Son benévolas con el medio ambiente, se degradan de tres a seis meses después de desechadas: 1200 veces más rápido que las toallas sanitarias convencionales.
· Son económicas. Con los cuidados necesarios pueden durar varios años.
· Las hay de algodón orgánico, de fibra de bambú, de lana orgánica, entre otros materiales.



Contras
· No se consiguen en la tienda de la esquina. Tendrás que buscarlas en un bazar vegano o buscar una tienda confiable en internet.
· Tienes que lavarlas muy bien y si tu estilo de vida es muy activo, andar cargando toallas usadas en lo que llegas a casa a cambiarlas no es nada práctico.

Calzones menstruales
Pros
· Son una alternativa ecológica porque no generan desechos que contaminen el medio ambiente.
· Son cómodos
· Son fáciles de lavar (en la regadera y luego agregarlos a la ropa para lavar en lavadora)
· No generan olores ni derrames
· Tienen distintas capas de tela, una de ellas tiene propiedades antibacteriales.





Contras
· Algunas marcas son caras
· Necesitas tener por lo menos un par o más
· Los costos pueden aumentar (por envío) si los compras en el extranjero
· Su vida útil puede ser de 60 lavadas (depende de la marca)